Por @Wicho — 13 de Julio de 2009

2 estrellas: Gran potencial, pero aún sin aprovechar Nokia N97. Nokia.

Nokia N97El recientemente presentado Nokia N97 es la joya de la corona del fabricante en el segmento de los smartphones o teléfonos inteligentes, y la verdad es que a la vista de las especificaciones de este no parece que se pueda echar mucho en falta, salvo quizás un detalle que comentaré más adelante.

Por tener, además de un receptor, tiene hasta un emisor de FM para poder escuchar el sonido del teléfono en la radio del coche o similar, y salida para conectarlo a un televisor mediante el cable de conectividad Nokia CA-101.

En la mano el teléfono se nota sólido y bien construido, y el único pero que le pondría en cuanto al hardware es que personalmente, no me gusta mucho el tipo de pantalla escogido, de esas que se hunden y vibran al utilizarlas, igual que no me gustó el de la Blackberry Storm en un rato que tuve hace unos días para jugar con ella, pero en cualquier caso esto es claramente una cuestión de preferencias personales.

Eso sí, la pantalla es de tipo resistivo, que aunque son más baratas se traduce en una cierta pérdida de precisión y de luminosidad frente a las pantallas táctiles de tipo capacitivo como la del iPhone. A cambio, la pantalla del N97 tiene una mayor resolución que esta (640×360 pixeles frente a 480×420).

El teclado me pareció sorprendentemente bueno a pesar de lo reducido de su tamaño, y también me pareció muy bien pensado el que la pantalla quede inclinada al abrirla. Es un detalle muy cómodo que aumenta en mucho la ergonomía del teléfono, y el abrir y cerrarlo es una operación que realmente da sensación de solidez.

Nokia N97 con teclado abierto

Por cierto que la opción de reconocimiento de escritura en la pantalla funcionó sorprendentemente bien a pesar de no haberme mirado la forma en la que escribir las letras.

La recepción como teléfono me pareció mejor que la de mi iPhone 3G, y la calidad de audio comparable.

La duración de la batería es un tema difícil de calibrar porque depende mucho del uso que se haga del teléfono, pero ni de lejos dura las 430 horas -casi 18 días- en espera que dan las especificaciones; me parece mucho más razonable esperar sacarle un par de días de uso en condiciones reales.

Como aficionado a la fotografía, la cámara principal, con óptica Carl Zeiss y 5 MP de resolución (2.584×1.938 píxeles) me parece más que adecuada para un móvil (aunque su uso tiene sus peros); la secundaria, con resolución VGA, para videollamadas, es para lo que es y cumple su función.

Pero todo lo bueno que tiene el hardware de este móvil queda seriamente eclipsado por los problemas que tiene su software.

Para empezar, se nota en general un pelín lento, tanto peor cuantas más aplicaciones estén abiertas, y es especialmente llamativo lo que le cuesta a veces enseñar las fotos hechas por el mismo teléfono sin pixelarlas, se ve que tarda en cargarlas en alta resolución.

Y de ahí la duda que expresaba al principio de esta reseña sobre el hardware, y es que da la impresión de que a lo mejor el ARM11 a 434 MHz que mueve este teléfono se queda escaso, aunque también puede ser un problema de optimización del software, ya que a Alvy le sucedía lo mismo con el N95 hasta que una actualización del firmware solucionó este asunto, así que en este punto podemos dejar el veredicto definitivo pendiente.

En cualquier caso, donde no me cabe duda de que este teléfono necesita urgentes mejoras es en general en el diseño del interfaz. Por citar algunos ejemplos:

  • Muchos elementos del interfaz del sistema (el N97 corre sobre el S60 de Symbian) no están especialmente adaptados para ser manejados con los dedos, por lo que es necesario utilizar un instrumento con punta para hacerlo o bien la tecla de navegación de 4 direcciones del teclado.
  • En el tiempo que he estado usándolo, todavía no he conseguido acostumbrarme a que algunas opciones se lanzan con solo tocarlas una vez, mientras que otras necesitan dos toques.
  • Aunque no soy usuario de Windows, asocio una x con la opción de cerrar una ventana, pero si embargo en el N97 muchas pantallas tienen una x en la parte inferior izquierda de la barra de título que no sirve para nada -y mucho menos para cerrar- salvo para, supongo, hacer bonito; la opción para cerrar está en la esquina inferior derecha de la pantalla en un botón llamado Cerrar.
  • No hay forma de introducir un URL en el navegador cuando se usa en modo pantalla completa.
  • Tras hacer una foto, mientras se ve como ha quedado, hay varios botones: Atrás, uno para enviar por correo, otro para subir a la web, y otro para borrar… La primera vez hay que tener mucha fe y para suponer que el botón Atrás no solo vuelve a activar la cámara sino que guarda la foto recién hecha. Sería mucho más lógico que el botón en cuestión se llamara Guardar, OK, o algo parecido.
  • A la hora de ver las fotos es posible reducirlas hasta que tienen unos píxeles menos de ancho que la pantalla, momento en el que no se puede pasar de una a otra deslizándolas hacia el borde de la pantalla, y es bastante difícil usar el control de zoom para ajustarlas al ancho exacto de la pantalla para poder pasarlas. Hacer «doblic clic» tocando dos veces seguidas la pantalla tampoco es fácil

En general da la impresión de que el equipo de desarrollo de software para este teléfono no hubiera utilizado realmente uno de ellos sino que hubiera hecho todas las pruebas con algún prototipo o con un emulador instalado en un ordenador; es como si el hardware y el software lo hubieran diseñado dos empresas distintas.

Como usuario de Macintosh no he podido probar la sincronización del N97 con la Agenda e ical vía iSync porque todavía no está disponible el módulo correspondiente a este teléfono, aunque es de suponer que acabará por salir, igual que lo hay para el N95 y el N96, entre otros.

Sin embargo sí he podido comprobar que la beta de Nokia Multimedia Transfer, que permite integrar el N97 con iTunes, funciona sin mayores problemas, ya sea vía USB o Bluetooth, aunque también es posible conectar el teléfono a un Mac como un dispositivo de almacenamiento externo y transferir fotos, música, vídeo y otros contenidos a mano.

En definitiva, en mi opinión el N97 tiene todo lo necesario como para ser un gran teléfono, pero por ahora es como si lo hubieran sacado a la calle no ya en versión beta sino casi en alfa.

Nokia tiene que ponerse las pilas y arreglar el software de este teléfono porque un dispositivo de gama alta como este no basta con que sea bueno, sino que tiene que parecerlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear