Por Nacho Palou — 7 de Febrero de 2018

Esto es lo que sucede cuando se dirige el haz de luz de una linterna de 32.000 lúmenes (las linternas comunes tienen entre 500 y 2000 lúmenes, los faros convencionales de coche unos 1500 lúmenes) hacia un trozo de cartón recubierto con pintura fosforescente o luminiscente, el pigmento que brilla en la oscuridad.

Lo interesante comienza en el minuto 3:25 del vídeo.

El canal de YouTube de The Action Lab tiene otros vídeos en los que trastea con la superlinterna.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear