Por @Alvy — 17 de Junio de 2014

Motionsprinkler

Desde el departamento de cómo-no-se-me-habra-ocurrido-a-mi-antes llega este sistema de riego activado por sensores de movimiento, tan ingenioso como efectivo.

La idea es bien sencilla: se conecta un detector de movimiento infrarrojo al sistema de riego del jardín. Cuando el perro o el gato del vecino se acercan a hacer sus necesidades, el sensor dispara el riego, «asustando» un poco al animal y haciéndole aprender que no puede estar ahí. La misma idea sirve para los niños – aunque igual lo encuentran gracioso y se ponen a jugar con el agua, vete a saber.

Tampoco está claro si el sistema tiene muchos «falsos positivos» (por ejemplo debido a pájaros o algo así). En el fondo funciona como muchos sistemas de alarma ya existentes, solo que con un resultado punitivo más directo, rápido e implacable.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear