Por @Alvy — 29 de Octubre de 2013

Viniendo de los creadores de las orejas peludas que se controlan con la mente (las simpáticas Necomimi) y con esa forma de invento de baja tecnología propio de Mortadelo o de Homer Simpson esta neurocámara que graba «cosas interesantes» tiene en realidad más enjundia de lo que parece a simple vista.

(Ejem) Sí, parece una tipa con un móvil sujetado con las orejas. Pero el teléfono móvil que se ve es un iPhone y la diadema con la que se lleva alrededor de la cabeza es un detector de ondas cerebrales como las que hay en muchos juegos, instrumentos médicos o aparatos de entrenamiento mental.

La cámara graba lo que está viendo la persona, mediante el ingenioso truco de un espejo estilo periscopio que encaja con el objetivo de la cámara. El montaje puede parecer un poco cutre y raruno –en cierto modo lo es, para qué engañarnos– pero una vez todo instalado comienza lo interesante:

La cámara se calibra para grabar graba lo mismo que está viendo la persona que la lleva. Mediante una app especial se analizan al mismo tiempo las ondas cerebrales y cuando se calcula que el usuario está mostrando interés por algo que está viendo comienza a grabar. Si en la una escala de 0 a 100 se sobrepasa el valor 60 se dispara la grabación de un pequeño clip de 5 segundos. El resultado es una secuencia de videoclips sobre lo más interesante y emocionante que le sucede a la persona a lo largo del día – «algo bastante diferente a pulsar un botón para empezar a grabar algo», dicen sus creadores.

De momento es un concepto, pero se ve bastante acabado. Además de que puede ser una buena alternativa del tipo «Google Glass para pobres» –con el plus del «control mental»– el formato gráfico de píldoras de fácil consumo, en forma de GIF animados o películas cortas es carne de red social: justo el tipo de material que más gusta a la gente hoy en día.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear