Por @Wicho — 16 de Noviembre de 2015

BQ Aquaris A4.5Versión TL;DR de esta reseña: otro móvil Android que me ha gustado y que usaría encantado como mi teléfono habitual.

En cuanto a especificaciones técnicas el BQ Aquaris A4.5 monta un procesador MediaTek MT6735M de cuatro núcleos hasta a 1 GHz y un procesador gráfico ARM Mali a 450 MHz, 1 GB de memoria RAM y 16 GB de almacenamiento interno de los que quedan libres para el usuario algo más que 10, aunque el almacenamiento es ampliable mediante una de hasta 64 GB.

Bien de harwdare

La pantalla es IPS multitáctil de hasta 5 puntos de 4,5 pulgadas, con una resolución de 540×960 puntos, lo que suponen casi 245 puntos por pulgada; incorpora lo que BQ denomina Quantum Color +, que según dicen da un abanico de colores más amplio, y el espacio entre el cristal y la pantalla es mínimo. En la práctica, es una pantalla que se ve muy bien.

La pantalla incorpora también una protección contra impactos y arañazos gracias llamada Dragontrail, aunque como suelo tratar bien los teléfonos creo que en realidad no probé sus habilidades durante el tiempo en el que usé el A4.5.

Incorpora también ranuras para dos tarjetas SIM con conectividad 4G LTE, 3G HSPA+, 2G GSM, y los ya habituales Wi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth 4.0 y GPS.

Las tripas del A4.5

Tiene un conector estéreo para cascos de 3,5 milímetros en su parte superior que soporta el estándar CTIA, lo que quiere decir que acepta cascos con micrófono y mando a distancia, mientras que en su parte inferior un conector micro USB que se usa para cargarlo, conectarlo al ordenador, o a otros dispositivos que soporten el estándar On-The-Go.

La cámara principal es de 8 megapixeles con flash dual y autofoco, una apertura de ƒ/2,0, y un sensor de 1/3,2 pulgadas, con capacidad de grabar vídeo en 720p; la cámara frontal es de 5 MP con una apertura de ƒ/2,0.

Sus medidas son de 63,48×131,77×8,75 milímetros y pesa 115 gramos, lo que para los estándares actuales casi lo hace pequeño, aunque para mí, que con mis manazas un iPhone 6 ya me parece casi grande, me parece un tamaño muy razonable.

La baterías del A4.5 es de batería de 2470 mAh, no reemplazable por el usuario, que, al menos para mí, da para un día de uso, aunque por supuesto eso depende mucho de los patrones de uso de cada uno.

Mejor de software

Para mí este uso es sobre todo Whatsapp y Twitter, con algo de navegación ocasional por Internet, consultar el correo electrónico, Evernote, Instagram, Spotify, VLC, el cliente de Amazon Kindle, y la aplicación de mi banco; no soy nada de jugar –mis juegos favoritos para el móvil son Bejeweled y el Mahjong– así que en ese sentido no sé si el A4.5 es muy adecuado para jugones.

Para los usuarios de OS X e iCloud como yo la integración de Android con estos servicios la solucionan SmoothSync for Cloud Contacts (3,59€) y SmoothSync for Cloud Calendar (2,55 €) de Marten Gajda.

Hace algún tiempo que vengo diciendo que cada vez es menos importante el hardware de un móvil y su sistema operativo, siempre que den unas prestaciones mínimas que te dejen usar tus aplicaciones y servicios habituales, y en este sentido el A4.5 cumple con creces.

Lo que más limitado me ha parecido del teléfono son sus cámaras, aunque al final son las que acabas usando más porque son las que llevas siempre encima.

Android One

Pero más allá de sus especificaciones básicas una de las grandes bazas del Aquaris A4.5 es que pertenece al grupo de teléfonos móviles Android One, un estándar creado por Google para dispositivos de gama media en los que Google se encarga del diseño, desarrollo y soporte de estos dispositivos, aunque sean los fabricantes como BQ los que los sacan al mercado.

Esto supone una ventaja de cara a que estos móviles reciban actualizaciones rápidas de software, ya que es Google y no el fabricante del teléfono quien se va a encargar de ello, lo que es especialmente interesante de cara a actualizaciones por fallos de seguridad.

El A4.5 es el primer Android One a la venta en Europa, y aunque ha salido al mercado con 5.1.1 Lollipop el compromiso es que será actualizable al menos durante dos años después de su lanzamiento, con lo que debería dar para que se pudiera actualizar como poro a Android 6.0 Marshmallow.

Con un precio de 162 euros en Amazon, lo que incluye una garantía de cinco años, el Aquaris A4.5 me parece un teléfono muy a tener en cuenta; su relación precio/prestaciones me parece excelente, aunque el precio no incluya el adaptador de corriente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear