Por @Alvy — 14 de Septiembre de 2015

Grant Thomson publicó este estupendo vídeo bastante detallado respecto a lo que es habitual en el que se explican algunas técnicas avanzas para mejorar la recepción en los teléfonos móviles. Entre otras cosas explica la relación entre la potencia de las señales y las celdas de los proveedores de telefonía y algunas de las ideas «físicas» sobre cómo se transmiten las señales.

La potencia de estas señales se mide en dBm (decibelio-milivatios): se pueden convertir a vatios para realizar mediciones y diversos cálculos; una señal de -100 dBw equivale prácticamente a estar en zona muerta, mientras que a -90 dBm todo funciona normalmente con -70 dBm se obtiene una calidad muy buena. Como esa escala es logarítmica pasar de -105 dBw a -95 dBw equivale a multiplicar más o menos por diez la potencia; pasar de -105 dBm a 75 dBw en cambio es multiplicar por mil la potencia (!) Un cambio notable.

En los iPhone puede acceder a un menú secreto de diagnósticos marcando *3001#12345#*; el numerito de la esquina superior izquierda es la potencia en dBm. En Android puede verse directamente en Ajustes > Teléfono > Estado > Potencia de la señal.

Un truco es recorrer tu propia casa anotando los mejores valores de potencia para saber desde en qué puntos es mejor la recepción; parece que no pero los muros y ventanas tienen su influencia – y no está mal para momentos críticos saber desde dónde puedes hablar más limpiamente. Otro es intentar mantener el móvil cargado todo lo posible; si tienen poca carga a veces entran en un modo de ahorro y no hacen todo lo posible por conectarse para recibir mensajes.

Si estás en la calle: apuntar hacia el lugar donde están las celdas de telefonía a las que te conectas es mejor que andar dando vueltas; hay software especial que te indica sobre el mapa cuál esa señal. Si estás atrapado en una de ellas a veces apagando y encendiendo (o activando el modo avión y desactivándolo, que es más rápido) el móvil cambia y lo solucionas. Esto también ayuda a ahorrar batería.

Si vas en coche y la recepción es penosa a veces abrir una ventanilla mejora considerablemente la calidad de recepción: esto es porque el coche se comporta casi como una caja metálica cerrada – pero deja de hacerlo si la ventana está abierta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear