Por @Wicho — 4 de Abril de 2013

Cargador universal Idapt i4
El Idapt i4 en uso

A poco que empieces a juntar gadgets en casa, y hoy en día no hace falta ser nada geek para eso, te encuentras con el problema de los líos de cables y de los adaptadores que chocan unos con otros y que utilizan algunas de los enchufes de los que dispones.

Para acabar con todo esto, o al menos para paliarlo un poco, Idapt tiene varios cargadores múltiples que con enchufar un solo cable a la toma de corriente permiten cargar 2, 3 ó 4 dispositivos a la vez.

En mi caso he podido probar el que llaman cargador universal i4, que es el que permite cargar cuatro dispositivos.

Clavija IdaptLa gracia de estos cargadores es que cuentan con una colección de clavijas intercambiables que les permiten adaptarse a los dispositivos que necesites cargar, clavijas que además se pueden cambiar sobre la marcha si es necesario.

Según Idapt esto los hace compatibles con más de 4.500 dispositivos distintos.

Además, tanto el i4 como el i2+ incorporan un puerto USB en un lateral que permite cargar otro dispositivo con su propio cable para el que no tengas la clavija en cuestión siempre que, obviamente, acepte carga por USB.

Casi todas las clavijas salen por 8 euros, salvo las que se usan para productos de Apple, que salen por 10 euros la que sirve para iPod, iPhone, e iPad si te atreves, y por 20 la que incorpora un conector Lightning, y unos adaptadores para carga por inducción que estarán disponibles en breve por 50 euros.

También hay un accesorio que cuesta 15 euros y que permite utilizar uno de los puntos de carga para cargar dos baterías recargables AA o AAA.

Lo de que si te atreves con el iPad es porque son las propias clavijas las que soportan el peso del dispositivo a cargar, con lo que en el caso de un iPad la cosa parece cuando menos arriesgada, aunque físicamente sea posible enchufarlo y dejarlo en equilibrio sobre el cargador.

Incluso con dispositivos más pequeños que el iPad a veces conseguir un buen contacto y que quede estable es complicado, sobre todo si llevan una funda o carcasa protectora; de hecho la Blackberry que se ve arriba está calzada con una moneda para que cargue, pues de lo contrario por la distribución de su peso queda inclinada y no lo hace.

i4 y moneda
La moneda en cuestión

La disposición de los receptáculos para las clavijas determina también qué combinaciones de cacharros puedes cargar a la vez, ya que uno especialmente ancho como una Nintendo DS o una Blackberry con el conector en un lado, por poner un par de ejemplos, pueden bloquear la clavija de al lado.

Esto queda mitigado en parte por la disposición de estos receptáculos, ya que va uno delante y dos detrás, lo que permite moverlos según lo que necesites, pero a veces simplemente no se pueden poner a la vez según qué cacharros, te pongas como te pongas y pongas las clavijas como las pongas.

Cada uno de los receptáculos en cuestión tiene además un LED que se ilumina en rojo para indicar que el proceso de carga está en marcha y que se pone verde cuando este está terminado.

Teniendo en cuenta que todos los cacharros que compramos suelen venir con su propio cargador y que el i4 cuesta 55 euros acabado en blanco o negro (hay otros colores y diseños disponibles, pero se pagan extra) y con el pack por defecto de seis clavijas (Nokia 2, Sony Ericsson 2, Samsung 4, iPod-iPhone, microUSB y miniUSB), o en 60 euros con un pack personalizado de 4 clavijas a lo mejor no es una compra muy obvia si sólo necesitas cargar tus cacharros en un sitio.

Pero si vas a estar cargándolos en casa y en la oficina, si quieres evitar tener que llevártelos de viaje, con el peligro de que no tengas el suficiente número de enchufes libres disponibles allá a donde vayas, o si simplemente quieres tener las cosas mejor organizadas, el i4 o el i2+ empiezan a parecer una idea cuando menos interesante, aunque no hay que olvidar las peculiaridades citadas en cuanto a la forma en la que se conectan los dispositivos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear