Por Nacho Palou — 8 de Abril de 2015

Tiffany Roddis Ive Made You A Mixtape Page One

El USB MixTape de Tiffany Roddis es un frankenstein entre una memoria USB de 8 GB y una una cinta en casete de la vieja escuela, de cuando hacer listas de reproducción (entonces no se llamaban así) era un trabajo tedioso y artesanal. Cuestan 45 dólares (!) pero “tienen un aro para colgarla”.

Eso sí, un par de pegas: el saliente USB no se retrae y el 98% del volumen y peso de estas llaves USB es básicamente materia inútil, resultando en un perfecto ejemplo de impuesto por nostalgia.

* * *

Michele Catalano, The Lost Art of the Mixtape,

El arte —no nos equivocamos, se trata de un arte— de hacer una cinta de varios se ha perdido en una generación que para completar una lista sólo tiene que arrastrar y soltar. No hace falta amor ni pasión para mover canciones de una carpeta a otra. Se trata únicamente de una lista de reproducción atrapada en un dispositivo. Hacer un lista de reproducción no exige sangre, sudor y lágrimas.

Aunque cualquiera que haya preparado una cinta de casete personal entenderá y encontrará entrañable el artículo de Catalano, el amor y la pasión —para el que use ‘de eso’ en estos menesteres— no están necesariamente ausentes al preparar una lista de reproducción. Se usa otro método pero la motivación es la misma; cambia el cómo pero no el porqué.

Sí es verdad que igual arrastrar y soltar archivos digitales no requiere mucho sudor y desde luego no supone ninguna sangre —caso de herirse bajo la uña al romper la pestaña de protección—, pero siendo honestos entre uno u otro método la única diferencia efectiva es el tiempo que hace falta dedicar para, al final, obtener el mismo resultado.

* * *

Sony tiene una casete de cinta magnética de la vieja escuela con capacidad para almacenar 185.000 GB.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear