Por @Wicho — 17 de Febrero de 2016

Batería atómica al 50 %

Vaya por delante que lo de poco científico es porque sólo lo he probado con mi teléfono, así que puede ser un caso de amimefuncionismo, pero como el proceso no es destructivo lo comparto por si a alguien más le sirve.

La cosa es que un día mi iPhone 6 empezó a apagarse cuando le daba la gana, marcara lo que marcara la batería, ya fuera un cuarenta y pico por ciento, un veintipico… Lo que fuera.

Si intentaba volver a encenderlo al momento salía en pantalla el dibujito de que lo pusiera a cargar, pero si dejaba pasar 10 ó 15 minutos el móvil se volvía a encender y funcionaba unas cuantas horas más en función de la carga que aún conservara.

Otra cosa rara que me hizo uno de esos días fue, tras ponerlo a cargar con la batería en teoría al 1 %, pasar inmediatamente a indicar un 33 por ciento de carga.

Así que me puse a buscar información sobre este comportamiento y, antes de cambiar de batería o de teléfono como recomendaban algunos, probé a hacer esto, que es bastante más barato:

  1. Desconectar el teléfono del cargador y usarlo hasta que se apague motu proprio.
  2. Dejarlo reposar un rato y volver a encenderlo y seguir usándolo hasta que se vuelva a apagar.
  3. Repetir el paso anterior hasta que no se vuelva a encender.
  4. Conectarlo al cargador y cuando se encienda, apagarlo. No bloquearlo, apagarlo.
  5. Dejarlo cargar varias horas para asegurar una carga al 100% (yo lo hice toda una noche).
  6. Encenderlo, desenchufarlo, y probar.

El pantallazo de arriba se corresponde con mi primer día de uso tras aplicar ese procedimiento, aunque es cierto que era fin de semana; pero en los días posteriores estoy consiguiendo que el teléfono llegue con la batería al 30 % a eso de las 12 de la noche tras haberlo desenchufado del cargador sobre las 7:30.

Evidentemente lo que te dure la batería a ti dependerá mucho del uso que hagas del teléfono, pero en mi caso tengo claro que la cosa ha mejorado mucho tras el tratamiento al que sometí la batería y el teléfono.

Claro que todo esto puede ser por culpa de las ondas gravitacionales.

P.D. No.

Compartir en Facebook  Tuitear