Por Nacho Palou — 4 de Diciembre de 2015

Chronos es un adhesivo del tamaño de una moneda o un pila de botón grande que se pega directamente en el reverso de cualquier reloj, analógico o digital o de bolsillo si me apuras.

El dispositivo se conecta por Bluetooh con el móvil y se ilumina y vibra y hace cosas cuando se reciben llamadas o mensajes, con las notificaciones del teléfono. Y al revés, permite controlar algunas funciones del teléfono directamente desde el reloj de pulsera.

La batería del dispositivo se carga mediante inducción, simplemente colocándolo sobre una base. En principio saldrá el año próximo por unos 100 euros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear