Por @Alvy — 29 de Junio de 2016

IBM Simon Smartphone

No sé por qué me dio por buscar si IBM había fabricado en algún momento teléfonos móviles inteligentes. Y me encontré como ejemplo significativo el IBM Simon, un ladrillaco que data de 1994 y pesaba medio kilo. Sus características eran primitivas para los estándares de hoy en día, pero casi «futuristas» para la época:

El IBM Simon contaba con un procesador x86 de 16-bits a 16 MHz (los WinTel de la época), 1 MB de memoria RAM y 1 MB de almacenamiento. Además de su capacidad de hacer y recibir llamadas de teléfonos celulares permitía mandar correos electrónicos, contaba con calendario y agenda, se podían escribir notas y ofrecía programas [apps] descargables. Incluso llevaba instalado un precario sistema de texto predictivo. Además se podía conectar a un ordenador e incluso al fax.

El diseño no rompió ni un ápice con los cánones de los visto hasta entonces y la pantalla era un LCD verdoso de un tamaño similar a la del iPhone 4 (149 x 293 píxeles) y como extra contaba con un lápiz digital. La conectividad se conseguía gracias a un módem de 2400 bps

La vida de este chisme fue más bien corta: se lanzó en agosto de 1994, se vendieron 50.000 unidades (a unos 1.000 dólares la unidad) y en febrero de 1995 –tan solo seis meses después– fue discontinuado. Aunque el término «teléfono inteligente» no existía ni se usaba en aquella época en cierto modo hay quien considera que pese a ello y aunque su vida fue efímera éste fue el primer smartphone de la historia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear