Por Nacho Palou — 11 de Mayo de 2015

wireless router (cc) Sean MacEntee
Fotografía: Sean MacEntee

En MIT Technology Review, The Hackers’ New Weapons: Routers and Printers

Durante años los criminales informáticos han utilizado la técnica de provocar la caída de servidores de Internet y de sitios web saturándolos de tráfico, normalmente generado desde ordenadores conectados a Internet que previamente han sido infectados con un virus o software malicioso. Sin embargo recientemente ha surgido otra técnica parecida que lanza estos ataques desde routers domésticos, impresoras conectadas e incluso las webcams.

Según la compañía china de seguridad NSFocus, el 30 por ciento de los dispositivos que enviaban tráfico contra las plataformas de juego online de Microsoft y Sony eran dispositivos conectados no-PC, principalmente routers; en total NSFocus dice haber detectado unos 7 millones de dispositivos conectados desde los que sería potencialmente posible dirigir este tipo de ataques.

Teniendo en cuenta que la idea del Internet de las Cosas prevé 50.000 millones de dispositivos conectados —entre sí o a través de Internet— es evidente la importancia de la seguridad en el Internet de las Cosas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear