Por Nacho Palou — 10 de Febrero de 2015

Run-Bell resuelve el problema de cómo avisar cortésmente a los peatones de la presencia de un runner. No es mala idea porque hay runners que por el tamaño que tienen y por la velocidad que llevan —y también por el jadeo y por el olor— están más próximos genéticamente a las locomotoras de vapor que a las personas humanas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible