Por @Alvy — 15 de Octubre de 2007

4 estrellas: Genial pero mejorable iPod Touch (16 GB). Apple.

Ipod-Touch

Hace unas semanas me compré un iPod Touch aprovechando una visita a Nueva York. La idea era comprar un iPod 80 GB para reemplazar a mi viejo iPod 3G (que no lo consiguó) cuando justo anunciaron los nuevos modelos. Así que no hizo falta mucho para convencerme.

El resumen es que es un cacharro genial: Wi-Fi, navegador web, sensor de movimiento, fotos… ¡si hasta sirve para escuchar música! Es igual que un iPhone pero sin teléfono y sin cámara de fotos (lo cual a mi no me hacía falta porque ya tengo mi teléfono y mi cámara de fotos).

Como ya casi todo ya se ha dicho (ver abajo) sobre este maravilloso aparatito, ahí va una especie de mini-reseña con las cosa que me parecieron más destascables, tanto las buenas como las malas.

  • La interfaz táctil es totalmente espectacular (especialmente el zoom) y realmente práctica.
  • Es increíblemente ligero y bello.
  • Viene sin manual, pero ni falta que le hace, porque se aprende en dos segundos. De todos modos se puede descargar de la web de Apple: iPod Touch Features Guide [PDF].
  • Los auriculares que trae de serie son indignos. ¡Puag!
  • La pantalla es de gran calidad, nitidez y brillo.
  • El teclado táctil funciona, y además muy bien.
  • El montaje de la «base» de plástico es digno de premio al mejor puzzle para quien lo consiga.
  • Dice la leyenda que el cristal está construido de un material que «no se raya». El cristal parece que no, pero el borde metálico sí que se raya.
  • La batería no dura gran cosa, especialmente si dejas el Wi-Fi encendido: algo más de cuatro o cinco horas, diría yo.
  • Como contrapartida se recarga muy rápidamente (en menos de una hora).
  • No es hackeable porque Apple ha decido que es mejor venderlo «cerrado» y que sólo se puedan usar Web apps y aplicaciones certificadas por el fabricante… ¡Oh, Wait!
  • El Wi-Fi parece tener mucho alcance, aunque engaña.
  • El navegador web Safari que incluye es una maravilla, el zoom selectivo, el scroll, formularios… Aunque no funciona nada que tenga Flash: gran carencia esa.
  • Se sincroniza muy bien con iTunes, iPhoto, Safari, Agenda e iCal… aunque no se pueden crear eventos iCal, y yo preferiría sincronizarlo con Firefox (todo se andará).
  • El cable USB 2.0 que lleva es rapidito, y aunque el Firewire de los iPod antiguos también sirve para cargarlo, no parece que se pueda usar para sincronizar (?)
  • Viene preparado en multi-idioma, incluyendo castellano.
  • Me molestaba la carencia de acentos en el teclado virtual, pero en realidad no hay tal y se pueden escribir cómodamente.
  • El iTunes 7.4.2 que requiere ofrece muchas posibilidades, aunque empieza a ser un poco complejo con tanta opción.
  • El sensor de orientación tiene vida propia y demuestra que ese tipo de sistemas no son todavía una ciencia exacta.

En general el iPod Touch merece una nota alta para ser una semi-primera versión de un gadget nuevo, que sin duda será mejorada en breve. Comprar uno de los iPod clásicos, si bien con más capacidad, parece casi una vuelta atrás. Además el hecho de que el almacenamiento del Touch sea en memoria Flash frente a los minidiscos duros es todo un avance, especialmente para los más patosos (entre los que me incluyo).

Una tontería muy mejorable respecto a la interfaz táctil, por ejemplo, es que no es «táctilmente fácil» subir o bajar el volumen, operación básica si estás manejando un iPod para oir música. Sólo tiene un botón de menú y otro de apagado, de modo que algo para subir/bajar volumen se echa mucho de menos. Ahora mismo ajustar un poco el volumen de algo que estés escuchando requiere hacer todo esto: Menú > Arrastrar para desbloquear > Música > Arrastrar el volumen. Necesitas mirar y acertar; con un par de botones físicos o una rueda lateral podría hacerse a ciegas. Actualización: Salva me envió un truco, propio de los cobardes-que-leen-los-manuales, de que un doble-clic en el botón de menú muestra la barra de volumen, incluso aunque el iPod Touch esté bloqueado. Es una avance, aunque no sea la solución definitiva.

Con un euro con poderío (~1,40 dólares) el modelo de 16 GB me costó al cambio unos 310 euros (impuestos de Nueva York incluidos) que es más o menos lo que vale aquí el de 8 GB. Algo razonable rozando el límite del cacharrito de capricho.

Irónicamente, en el Apple Store de la quinta avenida (a.k.a. la Meca a la que todo usuario de Apple ha de ir alguna vez en la vida) los iPod Touch estaban agotados y me decían que no quedaba ninguno en toda la ciudad. Pero pude comprarlo en un Best Buy que hay un poco más abajo, en esa misma calle, por el mismo precio «oficial».

El momento más extraño fue que tras comprarlo no pude sincronizarlo porque requería un iTunes 7 actualizado que a su vez requería Mac OS X 10.4 (y en el iBook de mis viajes funciona con la 10.3). Pero resultó que aunque mi iPod Touch era totalmente nuevo y precintado venía precargado con algunos discos de música de Pink Floyd y unas fotos de unos tipos de vacaciones en Indonesia (momento WTF) de lo cual no me quejé, dado que me vino estupendo para probarlo unos días. Al llegar a casa lo borré todo y sincronicé de nuevo y listo.

El próximo paso será hackearlo un poco esperando que no se convierta en un ladrillo en el futuro.

Algunos enlaces al respecto:

Actualización: Aunque el hackeo completo para instalar cosillas y aplicaciones en el iPod Touch parece ser sólo apto para científicos nucleares, Salva me pasó la referencia a iJailBreak para iPod Touch: aún más fácil (Apple Weblog) que es un wizard que hace el trabajo sucio de forma automática. Los valientes puros de corazón y sin miedo al efecto ladrillo pueden intentarlo aquí: iJailBreak.

Actualización (29 de octubre de 2007): Una versión más poderosa del software para hackear iPhones y Ipods Touch promete la liberación instantánea vía el navegador: Instant Jailbreak for iPhone and iPod Touch.

Más: iPod touch - a few handy tips con algunos trucos más. (¡Gracias, Óscar!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear