Logo Lainformacion.com
< La belleza de la fotografía astronómica
Vídeo en Instagram >

Scanbox: cómo vender un práctico invento que es una caja de cartón (¡literalmente!)

Thescanbox

La Scanbox es una solución de baja tecnología para un problema cotidiano: tener que escanear, fotocopiar documentos o hacer fotos de pequeños objetos para poner en tiendas de Internet de segunda mano. También es todo un ejemplo de cómo montar un negociete con los materiales más básicos: una idea y un trozo de cartón.

El invento consiste literalmente en una caja de cartón con agujero (!!) sobre la que se coloca el teléfono móvil. En el interior de la caja cabe exactamente una hoja de papel de tamaño estándar o un pequeño objeto.

La idea es que la Scanbox se entrega plegada, calibrada y ocupa poco espacio: nada que ver con un escáner convencional o una fotocopiadora. La altura, posición y medidas del agujero son precisas para conseguir el mejor enfoque. Para evitar el desgaste y un montaje incómodo los laterales se «pegan» con unos imanes unos a otros. Está pensada para diversos modelos de iPhone pero también funciona con otros teléfonos y cámaras, a menos que tengan una cámara muy inapropiada para las cortas distancias.

Una vez en posición basta un clic para hacer la foto/escáner; uno de los posibles usos es combinarlo con la función de impresión de los teléfonos móviles para convertirlo en una especie de fotocopiadora. También puede usarse como «proyector de transparencias» si se dispone de AirPlay/AllShare Play para enviar a una pantalla el vídeo grabado a partir del contenido de las hojas en papel. O como mini-estudio para fotos de pequeños objetos.

35 dólares (unos 25 euros) cuesta este trozo de cartón, que parece que no pero tiene su «tecnología». Algo que le parecerá abusivo a unos, barato a otros, «fácil de copiar» a otro grupo y «el invento del siglo» a quienes prefieran recibirlo todo listo para montar y ahorrarse el engorro de un escáner para conseguir buenas imágenes o fotos.

De momento resulta que sus creadores lo pusieron en Kickstarter hace un mes, han conseguido diez veces más dinero del que necesitaban y ya lo venden directamente – antes incluso de que se sepa cuánto dinero recaudará en total. El negocio ya está hecho.

(Vía Ecoinventos.)