Por @Wicho — 17 de Junio de 2008

Meizu MiniPlayer SL2 estrellas: Limitado para usuarios de Mac OS X Meizu Mini Player M6 SL | Disponible en varias configuraciones y precios.

El importador en España de los productos de Meizu nos prestó un MiniPlayer M6 SL para probarlo. Esta es mi reseña desde el punto de vista de un usuario de Mac OS.

Tal y como más o menos explica la guía de inicio rápido -que está escrita en un inglés un poco de chinos- si conectas el reproductor apagado al puerto del ordenador esto servirá para que se cargue. Si, en cambio, lo conectas encendido, se monta como un disco externo con una serie de carpetas en las que hay que colocar el contenido que quieras reproducir.

No tuve ningún problema a la hora de realizar estas operaciones, aunque sí a la hora de intentar empezar a utilizar el reproductor.

El problema vino de que la guía de inicio rápido como el manual dicen que la botonera desde la que se maneja el reproductor tiene cinco botones que hacen clic, el de arriba, el de abajo, el de la izquierda, el de la derecha, y el del centro, cuando en realidad el del centro no hace clic sino que funciona como un trackpad cuando lo tocas para seleccionar un icono o un botón.

Esto me tuvo un buen rato despistado, hasta el punto de llegar a pensar que el reproductor que había recibido estaba estropeado porque al intentar hacer clic en el botón que no hace clic por lo general se activaba alguno de los otros, con resultados distintos a los que pretendía.

Cuando finalmente caí en la cuenta de lo que pasaba manejar el MiniPlayer no supuso ninguna complicación, aunque el trackpad me pareció un poco demasiado sensible a la hora de subir y bajar por las opciones y la forma de funcionamiento de los menús no es siempre consistente.

Por cierto que hablando de los menús, estos están en inglés, chino simplificado, chino tradicional, japonés y coreano, pero no en español.

Como reproductor de música el MiniPlayer tiene todas las funciones habituales y leyó sin problemas las etiquetas de los mp3 que le puse, ya estuvieran estos metidos dentro de subcarpetas de la carpeta music o no. También soporta ficheros con las letras de las canciones en formato .lrc.

Dado que iTunes no lo reconoce no es posible exportar las listas de reproducción como tales al miniPlayer pero no hay ningún problema para copiar las canciones que las componen a una carpeta creada en el reproductor y usar su navegador de archivos para luego reproducirlas.

De todos modos, usando el donationware iTuneMyWalkman es posible automatizar bastante todo este proceso e integrar este reproductor y otros muchos con iTunes.

La función de radio FM utiliza, como es habitual en estos casos, el cable de los cascos como antena, por lo que si no los tienes enchufados no recibirá nada. La sintonía es automática, pero no ofrece la posibilidad de poner nombre a las emisoras ni interpreta la información RDS de estas, por lo que no hay forma de saber qué emisoras estás escuchando a menos que te sepas de memoria su frecuencia o lo oigas decir.

Lo que sí se puede hacer es crear una lista de emisoras mediante un editor de textos en el ordenador y copiarla al reproductor, y en esa lista sí se puede incluir el nombre de la emisora.

La calidad de sonido con los cascos incluidos de serie, que a mi no me entraban en el oído sino que más bien colgaban de mi oreja es normalita y el volumen se queda un poco escaso debido a este mal encaje de los cascos.

Con mis Shure E3C habituales mi impresión de la calidad del sonido que da este reproductor cayó varios enteros, y sólo jugando con los ajustes del ecualizador -sin el cual el MiniPayer suena definitivamente a lata- pude obtener un sonido no bueno pero sí aceptable.

La función de reproducción de imágenes funciona razonablemente bien aunque sea con imágenes no adaptadas al tamaño de la pantalla del reproductor, aunque por supuesto cuanto más grandes sean las imágenes más le cuesta pasar de una a otra, y permite pasar las imágenes secuencialmente, de modo aleatorio y en forma de bucle, con varias opciones de tiempo de visualización.

Igual que en el caso de las canciones se pueden organizar por carpetas y escoger cual ver usando el navegador de archivos del reproductor.

El mayor problema del MiniPlayer para los usuarios de Mac OS X es que como reproductor de vídeo sólo soporta un formato muy concreto de archivos de vídeo, y el software que ofrece Meizu para realizar la conversión sólo está disponible para Windows.

Estuve buscando una alternativa que permitiera hacer la conversión desde Mac OS X y no conseguí dar con ningún software gratuito que lo hiciera, aunque sí conseguí crear un archivo supuestamente compatible con el reproductor usando QuickTime Pro y el codec DivX.

Y digo lo de supuestamente porque aunque el vídeo se veía este y el sonido no iban sincronizados, algo que por lo visto también le pasó al Dr. Macenstein según cuenta en Meizu M6 mini player aims to give iPod nano a run for its money. Lo curioso es que según comenta también utilizando el software proporcionado por Meizu le sucedió lo mismo.

Esto es un problema serio para los usuarios de Mac OS X, ya que hace que una de las funciones a priori más interesantes del reproductor no se pueda utilizar fácilmente, y tampoco es que haya mucho contenido compatible con este aparato en las redes P2P.

El aparato incorpora otras dos funciones más, que son la de grabación de audio a partir del micrófono incorporado o de lo que esté recibiendo por FM que funcionan adecuadamente, aunque la calidad de sonido recogido por el micrófono incorporado no es tampoco nada del otro mundo, y la de reproductor de libros electrónicos, aunque en realidad sólo reproduce ficheros de texto en los que se pueden colocar tres marcadores para ir a un sitio determinado.

Completan el paquete un par de juegos, un calendario, un cronómetro y una calculadora.

En conclusión, on un precio de 89,9 euros para el reproductor con un cargador USB, una funda, un enganche para cinturón y un brazalete deportivo el Meizu miniPlayer M6 SL podría ser una alternativa a considerar frente a, por ejemplo, un iPod nano, pero siempre que no seas usuario de Mac OS X ya que la práctica imposibilidad de preparar vídeos para su reproducción y su escasa integración con otros componentes del sistema hace que, al menos en este caso, el M6 SL no sea mejor que un iPod para los usuarios de Macintosh.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear