Por @Wicho — 2 de Enero de 2006

Hace un par de días iba a comprarme Black & White 050505, el nuevo disco de Simple Minds, cuando vi que igual que sucede con Amarantine de Enya no aparecía por ninguna parte el logotipo de CD-Audio ni decía nada acerca de su compatibilidad -o falta de ella- con ordenadores.

Así que me fui con el disco a la caja y pregunté si sabían sin había algún problema para reproducirlo en un ordenador. Allí me dijeron que no les constaba nada en un sentido ni en otro, y cuando pregunté si me lo devolverían en caso de que no funcionara me dijeron que no podían hacerlo siempre que funcione en un equipo de música.

Dado que en casa ni siquiera tenemos montado el equipo de música porque siempre la escuchamos en el ordenador decidí dejar el disco en la tienda a la espera de buscar en Internet algo acerca del tema... y lo cierto es que tardé menos tiempo en localizar una copia pirata del disco, que todavía no me he bajado, que en encontrar información acerca de si contiene algún tipo de sistema DRM o no, lo que todavía no he averiguado a ciencia cierta.

¿Merece la pena seguir comprando discos a pesar de que la propia industria discográfica se empeña en que no lo hagamos y en decirnos qué podemos hacer y qué no podemos hacer con la música que compramos?

No se, cada vez lo tengo menos claro, y con historias como la de la edición India del nuevo disco de Coldplay que comentan Pixel y Dixel en ¿Es este el futuro de los CDs de música? o Enrique en Porqué no debes comprar un disco de Coldplay, menos: este disco trae un folleto dentro del disco que te informa de dónde no puedes reproducirlo, pero no puedes leerlo hasta que lo has comprado y ya no puedes devolverlo.

Copiado de PyD:

Este CD ha sido fabricado para su uso en reproductores normales de CD, pero podría no funcionar en los siguientes reproductores:
  • Algunos reproductores de CD con la capacidad de crear MP3 (como reproductores portátiles o de coche).
  • Algunos reproductores de CD con opciones CD-R o CD/RW (como reproductores portátiles o de coche).
  • Algunos reproductores de CD de coche con GPS.
  • Algunos reproductores de CD de coche con capacidad de grabación en disco duro.
  • Algunos reproductores de CD-R/RW utilizados para música.
  • Algunos reproductores de CD portátiles.
  • Algunos reproductores de DVD
  • Algunos reproductores de CD
  • Algunas consolas de videojuegos.
  • Aunque puedes usar un programa de Windows para reproducir algunas pistas, eso no significa que el CD pueda reproducirse en todos los PCs.
  • La primera vez que el programa se utiliza (en Windows con un programa de arranque automático) se registra en un archivo de Windows. Así, los programas ya registrados no afectan a las operaciones de Windows.
  • El sistema operativo Windows usa los últimos archivos.
  • Este CD no soporta el software de Macintosh.
  • Excepto por defectos de fabricación, no aceptamos cambios en el producto o devoluciones.
WTF!!??

Y luego se extrañarán de que la gente compre cada vez menos discos cuando es la propia industria la que nos lo pone cada vez más difícil.

Actualización 7-1-2006: Por lo visto el sistema DRM incorporado en estos discos es el de Macrovision y la licencia de la discográfica es sólo para discos destinados a ser vendidos en Europa, Oriente Medio y África, por lo que o bien estos discos están siendo exportados fuera de su región o la discográfica está usando el DRM sin licencia, lo que sería cuando menos irónico.

En la práctica esto quiere decir que compres donde compres el disco te puedes encontrar con que incorpora el mecanismo anticopia y no lo sabrás hasta que lo hayas abierto y ya no puedas devolverlo.

(Vía Boing Boing.)

Actualización 19-1-2006: Luculllus nos escribe para comentar que no todo está perdido.

Leo vuestra anotación titulada El DRM como sistema antiventas y la verdad es que a uno se le queda cara de tonto. Por suerte no todo está perdido, hay discográficas que no piensan igual. Acabo de recibir un cd de jazz, Jazz på Svenska, de Jan Johansson, en el que además de 16 pistas, si se introduce en un ordenador aparece la posibilidad de oír de distintas maneras todo el disco: Sesión original con comentarios entre cortes, sin comentarios, sin cortes entre pistas, en orden distinto según el artista… La discográfica es Heptagon Records AB; el formato del disco en cuestión es el CD Extra.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear