Por @Alvy — 23 de Julio de 2003

BandaAncha.st publicaba hoy un apunte de un usuario haciendo referencia a la charla emitida en el programa de radio La Ventana del Verano de la Cadena Ser [disponible en MP3: 18 minutos; 6 MB] donde se entrevista a Javier Ribas (abogado socio de Landwell-PricewaterhouseCoopers) frente a Víctor Domingo (presidente de la Asociación de Internautas).

La charla sobre la reciente noticia acerca de la denuncia contra los usuarios de P2P por parte de 32 empresas de software y a cuatro asociaciones (representadas, asesoradas por Ribas) ha sido de lo más divertida. Merece la pena oirla, para mi el resumen sería algo así:

El presentador explica un poco lo de que en Internet la gente se baja música, películas y software con los programas P2P (Kazaa y similares), e introduce a Ribas (Landwell-PwC) preguntándole si la denuncia ya ha sido presentada.

Ribas comienza diciendo que en realidad no se ha presentado la denuncia (prevista para el viernes pasado) por dos razones: primero porque entre que se anunció que se iba a poner la denuncia y el momento de ponerla, la Asociación de Internautas ha empezado a difundir un programa para bloquear el seguimiento de las herramientas de rastreo de descargas [refiriéndose a PeerGuardian], y porque, en segundo lugar, ha habido mucho revuelo en todos los foros y páginas de Internet al respecto, donde según Ribas se observa que los usuarios «admiten» que utilizan los programas P2P para fines ilícitos, y que piensan usar eso en la denuncia.

Con esta primera intervención Ribas admite que o bien la nota de prensa era un «globo sonda», o bien que lo que se decía en ella no era cierto (que la denuncia se presentaba al día siguiente) o bien admite el gran susto que se han llevado (su despacho y las empresas) ante la reacción de los usuarios de Internet y los medios al respecto. En su segunda afirmación no solo confirma haber conseguido el efect FUD sino que confirma que va a usar mensajes de foros y páginas web como pruebas en la futura denuncia (en resumen: más FUD sobre el FUD, más criminalización de los usuarios).

Interviene entonces Victor Domingo de la AI.

Domingo dice que por sus afirmaciones en la nota y por lo que acaba de decir, Ribas y L-PwC están notificado que se ha espido y se va a espiar a los usuarios de Internet, tratando de criminalizarlos. Menciona que para obtener los datos que se indican en la nota de prensa, han tenido realmente que «espiar» a 100.000 usuarios durante 6 meses para elegir o «indicar» quienes son los 4.000 que tienen más «descargas».

Ribas responde que no han rastreado a 100.000 usuarios personalmente [Victor Domingo comienza a interrumpirle y la charla pasa al «modo tertulia marujera»]. Ribas dice que lo han hecho usando la primera versión de Kazaa, que muestra las estadísticas y los usuarios, que eso es información pública… y compara ese «rastreo» con lo que hacen los hackers chequeando IPs, comprobando si contestan a los pings o no, que tal vez eso es «molesto» pero no es ilegal («como ir llamando a todas las puertas por la calle, una tras otra»)…

Apropiada comparación de abogado-azote-de-hackers ahora metido-a-hacker/lamer (no es la primera vez).

Victor Domingo pregunta quienes son las empresas están detrás de la denuncia [en ningún sitio se mencionaban en la nota]. Explica que si eso no figura o no se detalla, y si además en realidad no se ha presentado tal denuncia, entonces podría considerarse todo el asunto y revuelo una estrategia de Marketing del despacho de abogados… lo cual está en contra del código deontológico de los abogados: LOS ABOGADOS NO PUEDEN HACERSE PUBLICIDAD.

Ribas dice que la razón del anonimato es que las empresas temían boicots por parte de la gente. Que de hecho, tras el anuncio, sobre sus páginas y correo ya ha habido amenazas, ataques, insultos… y que por eso las empresas se acogieron al «secreto profesional» de los abogados y que de momento no quieren divulgar la lista por miedo a boicots.

(La verdad, si yo veo a un tío por la calle llamando a todas las puertas de mi barrio, alejándose corriendo, y diciendo a grito pelado que «¡unos amigos y yo os vamos a denunciar a algunos por ladrones!» igual también le llamo cuatro cosas…)

Interesantísima afirmación la de Domingo sobre Ribas y L-PwC «haciendo publicidad». Realmente, con los hechos a día de hoy, todo ha sido un sembrado de FUD y pura campaña marketiniana para Landwell-PricewaterhouseCooper. De hecho, si las empresas en cuestión no aparecieran nunca (o no existieran, o se retiraran antes de presentar la denuncia) nadie podría demostrar que lo que se decía en la nota era cierto -- pero la publicidad estaría hecha.

Sobre lo de los insultos, amenazas, etc. Ribas demuestra ser previsor. Cada vez que alguien hace algo que cabrea bastante a la gente suelen pasar esas cosas. Lo curioso es usar eso como «argumento» a priori para buscar un anonimato y defender a las empresas en cuestión (no como comentario a posteriori). Lo único que está claro y bonito en todo esto es el logo de Landwell-PricewaterhouseCooper en todas las notas de prensa, los periódicos e Internet.

Finalmente, el presentador pregunta por qué no ha actuado la fiscalía del Estado en el proceso, si es un problema tan grave y generalizado, y por qué es una iniciativa privada. Ribas responde que es porque se trata de un delito contra la propiedad (intelectual) privada.
En definitiva, primer asalto: Domingo 1, Ribas 0. El papel de los «presentadores de la denuncia», Ribas y Landwell-PricewaterhouseCooper ha quedado por los suelos en este patético acto publicitario por parte de los que quieren criminizalizar a los internautas. Más les valdría hacer las cosas en serio y presentar la famosa denuncia, con los nombres de todos los «denunciantes», y explicar si han intervenido ya las comuniciones de los usuarios (prohibido por la Constitución) o si para averiguar quienes son los malos de la película van a tener que hacerlo -- y cómo y con qué autorización.

Lo más divertido del asunto es que todo esto no vale para nada. La tecnología va siempre más rápida que los patanes de los abogados abogados patanes.

Actualización (24 de julio de 2003): Más info interesante en Escolar:

El abogado Ribas, tras la polvareda que se ha organizado, sale de escena: las empresas de software, sus clientes, le han pedido que de momento no haga más declaraciones a los medios.
Por otro lado, un abogado me confirma que hasta hace pocos años lo de que «los abogados no pueden hacer publicidad» era cierto, ahora ya no (demo). Por otro lado, Ribas se explica en Kriptópolis. Y la BSA se desmarca diciendo que ellos no tienen nada que ver.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear