Por @Alvy — 4 de Junio de 2005

Fred Wilson cuenta en This is Cool un truco que, como él dice, realmente mola. Resuelve el típico problema que habrás sufrido alguna vez: que navegando por la Web te encuentras con ficheros de audio en MP3/Ogg o similares que te quieres bajar, y que de hecho tienen una URL accesible para descarga, pero justo en ese momento no te viene bien descargarlos, o estás con el portátil por ahí, o en la oficina o lo que sea.

El truco es el siguiente, suena complicado pero es fácil, pero sobre todo divertido. Combina un montón de servicios de software social e inventos varios: del.icio.us, tags, feeds RSS, Feedburner, iPodder y un iPod, aunque admite muchas variantes:

  1. Añades la URL del fichero como un favorito en tu cuenta de del.icio.us (opción Post, indicando URL y descripción) y le pones un tag que te identifique sólo a ti, por ejemplo yo he usado alvy-podcast.
  2. Con la URL del archivo de sindicación RSS de ese tag de del.icio.us te generas un nuevo feed en Feedburner, marcando la opción SmartCast que es la que admite ficheros adjuntos de podcasting. Esto generará un nuevo feed RSS llamado algo así como http://feeds.feedburner.com/Delicious/alvy/alvy-podcast.
  3. Ahora puedes suscribirte a ese nuevo feed de Feedburner con iPodder, NetNewsWire o tu agregador de RSS favorito, siempre que acepte ficheros adjuntos. (A mi en la prueba con NetNewsWire me ha ido bien, pero no con el limón iPodder, tengo que investigar por qué).
  4. ¡Listo! Cuando sincronices tu iPod después de haber actualizado las suscripciones de tus feeds todos esos ficheros de audio que querías bajarte ya estarán en el iPod.
¿A que mola? De hecho puedes, por ejemplo, dejar que tu máquina de casa sea la que hace las descargas mientras tu no estás. Marcando ficheros con tags en del.icio.us desde cualquier otro lugar le estarás indicando qué descargar directamente. Hala, ¡a disfrutarlo!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — RinzeWind

Un método más sencillo:

1.- Te envías la URL a tu dirección de correo.

2.- Te lo bajas cuando ya te venga bien.

3.- Y ya :D

#2 — Alvy

Bueno, eso sería una solución de baja tecnología, también válida pero menos molona y más escasa de funcionalidad.

La de los tags y feeds RSS tiene la ventaja de que si compartes el feed, entonces el efecto software social existe, otra gente puede suscribirse a los mismos podcastings que te gustan a tí, tú a los de ellos, etc. mientras que hacerlo por correo es como Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como.