Por @Wicho — 5 de Abril de 2018

Con un disco

Sin nada

Esta preciosidad es un Mikiphone, un tocadiscos portátil a cuerda fabricado por E. Paillard Cie de 1924 a 1927, aunque el diseño era de los hermanos Nicolás y Etienne Vadás. El brazo, el «altavoz», el plato sobre el que se coloca el disco… todas sus partes se recogen dentro de su caja, que parece un reloj de bolsillo tamaño XXXXL, pues mide un poco menos de 11 centímetros y medio y pesa algo menos de un kilo

Con la caja

De hecho se vendía con el eslogan «el gramófono más pequeño del mundo». Pero aún así es capaz de reproducir discos de 25 centímetros, como se ve en este vídeo, en el que también se ve cómo se desmonta y se guarda.

Hay más fotos en Gallica, la biblioteca digital de la Biblioteca Nacional de Francia.

(murmujú vía maquiavelly).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear