Por @Wicho — 15 de Marzo de 2016

Filtro de emergencia en el módulo lunar del Apolo 13

He dicho a menudo que para mí el momento más brillante de la historia de la NASA la misión Apolo 13, cuando a pesar de encontrarse con una nave seriamente dañada a miles de kilómetros de la Tierra el trabajo en equipo del personal de la agencia y de sus proveedores trajo de vuelta sanos y salvos a sus tripulantes.

Parte de la solución pasó por utilizar el módulo lunar como una especie de salvavidas mientras daban la vuelta alrededor de la Luna, aunque se encontraron con el problema de que los filtros de CO2 de este no iban a ser suficientes, ya que los suministros de este estaban previstos para mantener a dos personas por tan solo dos días y no a tres personas durante cuatro días.

El módulo de mando, por su parte, tenía filtros de CO2 suficientes, pero su diseño los hacía físicamente incompatibles con los del módulo lunar: los primeros eran cuadrados y los segundos redondos.

Así que tocó improvisar y «macgyverear» una solución que permitiera utilizar los filtros del módulo de mando en el módulo lunar con cosas que hubiera a bordo de ambos como calcetines, cinta americana, tubos de los trajes espaciales, un par de calcetines y alguna que cosa más.

Comprobando el apaño
Comprobando el apaño en tierra

La solución con la que dieron, en la foto de arriba del todo, que creo que es la primera vez que la veo; sin duda alguna uno de los mejores hacks de la historia.

No hay que olvidar, de todos modos, que no sólo hubo que solucionar el asunto de los filtros: hubo que diseñar un procedimiento de gestión de energía eléctrica que permitiera no sólo sobrevivir a los tripulantes de la nave sino que asegurara que a la hora de la verdad pudieran volver a poner en marcha el módulo de mando después de haberlo apagado para ahorrar electricidad; hubo que recalcular la trayectoria y el encendido de los motores para conseguir colocarlos en la órbita de retorno adecuada, etc…

Lo dicho, la NASA en su mejor momento.

(Me encontré la foto en un tuit de Andrew Rader).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear