Por @Wicho — 10 de Abril de 2016

La Dragon 8 sobre África mientras se aproxima a la EEI

La Dragon 8 en el punto de espera

Aunque llegó con un poco de retraso sobre el horario previsto debido a un rozamiento con la atmósfera mayor de lo esperado –la atmósfera es un sistema dinámico que no siempre se comporta igual– la cápsula de carga Dragon SPX–8 quedaba acoplada al módulo Harmony de la Estación Espacial Internacional a las 13:57 UTC del 10 de abril de 2016, justo al lado de la Cygnus CRS OA-6 que lleva allí desde el pasado 26 de marzo.

Dragon 8 Cygnus 6
A la izquierda la Dragon SpX–8 y a la derecha la Cygnus OA-6

Su llegada marca el retorno a la EEI de las Dragon tras la pérdida de la SpX-7 al explotar su cohete lanzador poco más de un minuto después del despegue en junio de 2015. Con esto todas las cápsulas de carga que dan servicio a la Estación vuelven a estar en servicio, lo que da un margen de seguridad extra, pues cada una de ellas utiliza un lanzador distinto, así que es muy poco probable que fallen todas a la vez…

Aunque los fallos consecutivos de los lanzamientos de la Cygnus 3, de la Progress M-27M y de la Dragon CRS-7 con pocos meses de diferencia entre diciembre de 2014 y junio de 2015 dieron un buen susto, tanto que de haber fallado el lanzamiento del HTV-5 quizás habría que haber pensado en desalojar, aunque fuera parcialmente, la Estación.

Entre la Cygnus CRS OA-6 y la Dragon SpX–8 llegó también a la Estación la Progress MS-2 el 3 de abril, lo que marca uno de los periodos de más actividad en cuanto a naves visitantes; de hecho tener seis naves acopladas a la Estación es un récord que iguala al que se dio entre el 26 de febrero y el 7 de marzo de 2011 cuando estuvieron allí el transbordador espacial Discovery en la misión STS-133, dos Soyuz, una cápsula de carga Progress, un carguero HTV japonés y un carguero ATV europeo. Esa fue la única vez en la historia que coincidieron en la Estación todos los vehículos pertenecientes a agencias gubernamentales usados en la construcción y servicio de la EEI.

Ahora hay dos Soyuz (TMA-19M y TMA-20M), dos Progress (MS-1 y MS-2, 62 y 63 en la nomenclatura de la NASA), la Cygnus CRS OA–6 y la Dragon SpX-8:

La EEI el 10 de abril de 2016

La Dragon SpX–8 lleva a bordo 3395 kilos de carga, repartidos entre su compartimento presurizado y el «maletero» no presurizado. Estas casi tres toneladas y media de carga incluyen suministros para los tripulantes, material para experimentos, hardware para la Estación, y algunos CubeSats Dove para ser lanzados desde esta.

Lo más destacado de su carga probablemente es el módulo hinchable BEAM, que permanecerá dos años acoplado al módulo Tranquility como demostrador tecnológico.

Representación artística de BEAM instalado e hinchado
Representación artística de BEAM instalado e hinchado – Bigelow Aerospace

Los tripulantes de la Estación tienen apenas un mes para vaciarla, ya que su vuelta a tierra, repleta de muestras que ahora mismo están guardadas en los congeladores de la EEI, entre ellas las de la misión de un año a la EEI, está programada para el 11 de mayo. La Dragon es la única de las cápsulas de carga actualmente en servicio que es capaz de traer carga de vuelta a tierra, ya que está diseñada para amerizar con suavidad al final de sus misiones.

De todos modos, a pesar de lo importante que es que las Dragon vuelvan al servicio y de lo intrigante del módulo BEAM, esta misión será recordada porque por fin SpaceX consiguió recuperar la primera etapa de su cohete lanzador, algo que llevaba tiempo intentando y que abre el camino para el abaratamiento del coste de los lanzamientos al espacio.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear