Por @Wicho — 7 de Marzo de 2016

Lanzamiento del SES–9

A la cuarta tampoco ha sido la vencida: la primera etapa del cohete Falcon 9 que puso en órbita con éxito el satélite SES-9 en la noche del 4 al 5 de marzo se estampó contra el espaciopuerto flotante Of Course I Still Love You al intentar aterrizar tras el lanzamiento.

De todos los intentos de SpaceX para recuperar la primera etapa de un cohete este era el más complicado, ya que para compensar el retraso de casi medio año en el lanzamiento la empresa había accedido a colocar el SES–9 en una órbita más alta de la prevista inicialmente.

Esto implica no sólo gastar más combustible, y por tanto tener menos combustible para la maniobra de recuperación, sino también que el cohete iba más rápido que en otras ocasiones, por lo que la necesidad de combustible era aún mayor.

La Of course I still love you navegando
Of Course I Still Love You navegando

Así que aunque como decía el SES–9 está en su órbita prevista, la primera etapa del Falcon 9, como decía Elon Musk, «hizo un aterrizaje duro» en el Of Course I Still Love You.

Los restos del pobre Falcon
El Just Read the Instructions con los restos de la primera etapa del Falcon 9 del anterior intento de recuperación, en el que falló una de las patas del cohete

Conviene recordar que SpaceX ya ha conseguido recuperar la primera etapa de un Falcon 9 tras su lanzamiento, pero haciéndola aterrizar en tierra; Elon Musk dice también que el próximo intento, con menos exigencias, tiene más probabilidades de terminar con éxito.

Su empeño en recuperar las primeras etapas de los cohetes tras el lanzamiento viene de que así creen poder reducir el coste de poner cargas en órbita en un orden de magnitud, acercando el espacio cada vez más a más gente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear