Por @Wicho — 30 de Marzo de 2016

En la plataforma

Llegando a la plataforma

En tren
Fotos: Roscosmos

Todo está listo en el emplazamiento 31/6 del cosmódromo de Baikonur para el lanzamiento de la cápsula de carga Progress MS-2, conocida como Progress 63 por la NASA, rumbo a la Estación Espacial Internacional; es el primero de los tres lanzamientos de cápsulas de carga Progress programados para este año.

Lleva a bordo 2500 kilos de suministros que incluyen combustible, gases a presión para ser liberados en la atmósfera de la Estación, hardware para los sistemas de esta, material para experimentos, y comida, agua y suministros para la tripulación.

El lanzamiento está previsto para las 16:23:58 UTC del 31 de marzo de 2016 a bordo de un cohete Soyuz–2.1a y será retransmitido por NASA TV a partir de las 16:00 UTC.

Igual que la Progress MS-1 se tomará su tiempo para llegar a la Estación y en lugar de la trayectoria rápida de seis horas usará la de dos días para que a los controladores de la misión les de más tiempo para probar el software y equipos de comunicaciones de a bordo; todos los datos que recojan se usarán tanto en futuras misiones de cápsulas Progress como para preparar el primer lanzamiento de una Soyuz MS, la versión de la cápsula tripulada que incorpora las mejoras de las Progress MS.

Las Progress MS son la generación mas reciente de estas veteranas naves e incorporan las siguientes mejoras:

  • El nuevo sistema de navegación Kurs NA, ya probado en las Progress desde la M-15M en adelante, más preciso que el usado anteriormente, y que además necesita desplegar menos antenas, lo que reduce los posibles puntos de fallo.
  • Usa también los sistemas GPS y Glonass para la navegación, además de poder comunicarse con los receptores de a bordo de la Estación Espacial Internacional para comparar datos a la hora de moverse en relación a esta.
  • Una antena que le permite comunicarse con los satélites de transmisión de datos Luch 5, con lo que las Progress MS pueden estar en comunicación con el control de la misión todo el rato, no sólo cuando están a la vista de las estaciones de tierra.
  • Un sistema de radio nuevo de fabricación rusa que sustituye al Kvant-V de fabricación ucraniana.
  • Nuevas cámaras y un sistema de transmisión de vídeo digital, lo que permite transmitir imágenes de más calidad a tierra y a la Estación de lo que ve la Progress.
  • Más escudos contra micrometeoritos.
  • Un nuevo sistema de respaldo en el mecanismo de atraque, que así goza de mayor redundancia.
  • La posibilidad de montar hasta cuatro compartimentos externos que permiten lanzar CubeSats una vez en órbita.

Así, si todo va según lo previsto la Progress MS-2 se acoplará automáticamente al módulo Zvezda de la Estación a las 18:01 UTC del 2 de abril, donde permanecerá hasta mediados de octubre mientras los tripulantes de la EEI retiran de su interior su carga para sustituirla por materiales de desecho y ya no necesarios a bordo de la Estación, materiales que se desintegrarán en la atmósfera junto con la MS-2 en una reentrada controlada al final de su misión. También será usada, durante el tiempo que permanezca en la Estación, para subir la órbita de esta cuando sea necesario «empujándola» con sus motores.

De completar su misión con éxito será la Progress número 63 en lograrlo de 65 lanzadas hacia la Estación Espacial Internacional; sólo las Progress M-12M y Progress M-27M fallaron.

Para que la MS-2 pueda acoplarse en el módulo Zvezda la M-29M tuvo que dejar libre el puerto que ocupaba, lo que hizo a las 14:15:30 UTC del 30 de abril. Su destino es desintegrarse en la atmósfera, pero no lo hará hasta el 8 de abril, ya que mientras tanto seguirá en órbita para recoger datos para el experimento Izgib, que usando los sensores de a bordo realizará distintas medidas de la gravedad en el entorno de la EEI para tener mejores datos a la hora de controlar su órbita y de diseñar experimentos a bordo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear