Por @Wicho — 3 de Abril de 2016

El cohete New Shepard de Blue Origin que ya había salido al espacio el 23 de noviembre de 2015 y el 22 de enero de 2016 volvió a ser lanzado con éxito por tercera vez el 2 de abril de 2016, alcanzando los 103,8 kilómetros de altitud, un récord para este vehículo, y pasando de nuevo sin problemas los 100 kilómetros de altitud que marcan la frontera del espacio.

Tanto el cohete como la cápsula tripulada, que también era la misma de los lanzamientos anteriores, y que de nuevo iba vacía, regresaron sin problemas: el cohete a su plataforma de lanzamiento y la cápsula a un punto a unos kilómetros de esta tras ver frenado su descenso por unos paracaídas y, en los segundos finales, unos motores de frenado.

El cohete utilizó un perfil de retorno más agresivo que en lanzamientos anteriores, encendiendo los motores a sólo 1,1 kilómetros de altura frente a los 1,5 que habían usado hasta ahora, lo que permite ahorrar combustible que se puede usar para la carga útil; a cambio, el motor BE–3 del New Shepard sólo tenía seis segundos para frenarlo antes de que se estampara contra el suelo.

Casi en tierra

En este lanzamiento el New Shepard llevaba a bordo dos experimentos, uno para estudiar el comportamiento de partículas de polvo en ambientes de poca gravedad bautizado como Collide y otro para estudiar el comportamiento del suelo rocoso en asteroides conocido como Bore.

Aparte de volar experimentos, algo que espera comenzar a ofrecer de forma comercial a finales de 2016, el objetivo de Blue Origin es llevar a quien quiera y pueda pagar el pasaje al espacio, ofreciendo unos cinco minutos en caída libre en lo más alto de la trayectoria de la cápsula tripulada.

Sus planes pasan por construir seis cohetes y otras tantas cápsulas, aunque dependiendo de la demanda del mercado podrían fabricar más unidades, lo que les permitiría hacer un lanzamiento a la semana… Y al paso que se están desarrollando las cosas todo parece indicar que va a ser Blue Origin y no Virgin Galactic quien realice los primeros vuelos comerciales al espacio.

Para ello primero tiene que realizar vuelos con pilotos de prueba, lo que espera poder hacer en 2017, para, si todo va bien, comenzar con los vuelos tripulados comerciales en 2018, así que habrá que empezar a ahorrar.

Por otro lado Blue Origin está trabajando en el desarrollo de un cohete con capacidad orbital, también reutilizable, que usará un motor más potente bautizado como BE–4; a lo largo de 2016 se esperan más detalles de este cohete, que será lanzado desde el Complejo de Lanzamiento 36 de Cabo Cañaveral.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear