Por @Wicho — 10 de Abril de 2016

La M-29M a su llegada a la EEI

El 8 de abril de 2016 a las 14:16 UTC la cápsula de carga Progress M-29M reentraba en la atmósfera el este de Nueva Zelanda para su destrucción controlada; llevaba a bordo materiales de desecho de la Estación Espacial Internacional, tanto sólidos en su interior como líquidos en sus tanques de agua.

Había llegado a la Estación a las 22:52 UTC del 1 de octubre de 2015 con 2369 kilos de carga a bordo que incluían 1549 kilos de suministros secos como provisiones para los astronautas, piezas para la Estación, materiales para experimentos, etc, y 350 kilos de combustible, 420 kilos de agua y 50 kilos de oxígeno y aire a presión.

Cargada con los citados materiales de desecho la M-29M dejó libre el puerto posterior del módulo Zvezda de la Estación Espacial Internacional a las 14:15:30 UTC del 30 de marzo para dejar su sitio a la Progress MS-2. Pero en lugar de realizar la reentrada rápidamente, como es habitual, estuvo aproximadamente una semana en órbita recogiendo datos para el experimento Izgib, que usando los sensores de a bordo tenía como objetivo realizar medidas de la gravedad en el entorno de la Estación Espacial Internacional para tener mejores datos a la hora de controlar su órbita y de diseñar experimentos a bordo de esta en los que la gravedad –o su ausencia simulada por estar en caída libre– es relevante.

La M-29M era la última de la serie Progress–M, ahora sustituida por la serie Progress–MS, que sobre todo tiene sistemas de navegación y comunicaciones más modernos, amén de mayor protección contra micrometeoritos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear