Por @Wicho — 29 de Enero de 2018

Tercera etapa del Electron de Rocket Lab

Además de la Humanity Star, el pasajero secreto y sorpresa del primer cohete Electron de Rocket Lab en entrar en órbita que está causando indignación a la comunidad científica, ese cohete escondía aún otra sorpresa más, pero en este caso de innegable utilidad.

Se trata de lo que la empresa ha denominado como kick stage, que a todos los efectos es una tercera etapa del Electron, que se suponía que era un cohete de dos etapas. Esto quiere decir que usando el motor bautizado como Curie, que igual que el del Electron lleva muchas partes impresas en 3D, Rocket Lab es capaz de colocar satélites en distintas órbitas con un solo lanzamiento, ya que el Curie se puede encender varias veces.

Así, tras el lanzamiento del Still Testing el Dove de Planet Labs y la Humanity Star están en una órbita de 292×530 kilómetros con una inclinación de 82,92 grados, mientras que los dos Lemur-2 de Spire están en una órbita casi circular de 500×535 kilómetros con una inclinación de 82,93 grados.

Esto es un importante as en la manga para Rocket Lab, pues gracias a estar tercera etapa puede ofrecer lanzamientos más personalizados a sus clientes.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear