Por @Wicho — 21 de Octubre de 2016

Piñazo del Schiaparelli
Arriba la imagen de mayo de 2016; abajo la posterior a la llegada de Schiaparelli – NASA/JPL-Caltech/MSSS

La Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA ha fotografiado con su cámara de baja resolución la zona prevista de aterrizaje del módulo Schiaparelli de la Agencia Espacial Europea y ha encontrado dos cosas que no estaban allí en una foto de la misma zona tomada por la misma cámara en mayo de 2016.

Una es un punto brillante blanco que se corresponde con toda seguridad con el paracaídas usado por Schiaparelli durante la fase de descenso; su posición coincide muy bien con los cálculos hechos por la ESA en función de los datos recibidos durante el aterrizaje.

La otra es un punto oscuro de unos 15×40 metros situado aproximadamente a un kilómetro del paracaídas que es lo que queda de Schiaparelli, como la misma ESA ya ha reconocido. La duda es si el manchurrón es sólo terreno marciano puesto al descubierto por el impacto o si también es consecuencia de la explosión de los depósitos de combustible del aterrizador.

Separación del paracaídas

Tras ver estas imágenes la ESA estima que tras la separación del paracaídas Schiaparelli cayó desde una altura de entre 2 y 4 kilómetros y a una velocidad superior a los 300 kilómetros por hora.

Ahora que sabe dónde tiene que apuntar la MRO usará la HiRISE, su cámara de alta resolución, para obtener imágenes más detalladas del lugar del impacto. La HiRISE capta imágenes con una resolución de 30 centímetros por pixel frente a los 6 metros por pixel de la cámra de contexto.

La ESA sigue trabajando en intentar entender qué falló en el descenso de Schiaparelli para que haya terminado así y de esa forma incorporar lo que podamos aprender de este fallo en el diseño de la misión ExoMars 2020.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear