Por @Wicho — 29 de Noviembre de 2016

Kate Rubins en el interior de BEAM
Kate Rubins en el interior de BEAM – NASA

BEAM, el Bigelow Expandable Activity Module o Módulo de Actividad Expandible Bigelow, es un módulo hinchable que lleva instalado e hinchado en la Estación Espacial Internacional desde finales de mayo de 2016.

Expansión de BEAM
Expansión de BEAM el 29 de mayo de 2016

Con un tamaño de 4×3,5 metros y un volumen interno de 16 metros cúbicos su misión es servir de demostrador tecnológico, así que los tripulantes de la Estación apenas entran en él y, de hecho, la esclusa que lo conecta a la EEI permanece cerrada por si acaso.

Representación artística de BEAM instalado e hinchado
Representación artística BEAM una vez hinchado – Bigelow Aerospace

Pero lleva una serie de sensores en su interior para ver si cumple con lo esperado y según se puede leer en BEAM Update: Expandable Habitat Reveals Important Early Performance Data todo parece ir a la perfección; mejor incluso de lo esperado en algunos aspectos.

Ha soportado los impactos con micrometeoritos sin ningún problema, el nivel de radiación en su interior es similar al de otros módulos de la Estación, y su temperatura interior es superior a la esperada, lo que es una ventaja, ya que minimiza el riesgo de que se forme condensación, lo que podría ser un problema de cara a un uso permanente del módulo con equipos instalados en su interior.

Está previsto que BEAM permanezca acoplado a la Estación durante dos años y que después sea lanzado hacia una órbita inferior por el brazo robot de esta, de tal modo que se destruirá al reentrar en la atmósfera aproximadamente un año después.

La idea es que si todo funciona como lo previsto alrededor de 2020 se instale un módulo en la Estación que sí sirva para ser ocupado, aunque también podría ser usado como módulo independiente que unido a una nave espacial permitiera viajes más allá de la órbita terrestre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear