Por @Wicho — 13 de Diciembre de 2022

Un Ariane 5 –el antepenúltimo de la historia– acaba de poner en órbita el primer satélite Meteosat de tercera generación. Lo acompañaban los Intelsat Galaxy 35 y 36 como cargas secundarias, que se separaron de la etapa superior del cohete unos minutos antes.

La constelación Meteosat de tercera generación (MTG) estará compuesta por seis satélites que operarán en dos grupos de tres. Estarán en órbita geoestacionaria para poder ver de forma continua el hemisferio occidental.

En cada grupo de tres habrá dos que obtengan imágenes del globo terrestre y otro que obtenga datos de la atmósfera a distintas alturas. Los que obtienen imágenes son los MTG-I, mientras que los otros son los MTG-S. El que será lanzado esta noche es el MTG-I1.
Los MTG-I montan dos instrumentos: el Flexible Combined Imager (FCI), que es una cámara capaz de obtener una imagen completa de nuestro planeta cada 10 minutos en 16 canales distintos en resolución estándar y cuatro más en alta resolución; y el Lightning Imager (LI), que es un detector de rayos compuesto por cuatro cámaras que permiten detectar tormentas 24/7. Las imágenes del FCI dan información acerca de las nubes y sus propiedades y las de la superficie de la tierra y el mar.

Incorporan además un sistema de recepción y emisión de datos para operaciones de búsqueda y rescate (SAR) y otro para recepción de datos científicos de sensores remotos.


El MTG-I1 durante los preparativos para el lanzamiento – ESA

Los MTG-S, por su parte, montan otros dos instrumentos: el Infrared Sounder (IRS), que proporciona datos acerca de la humedad y temperatura de la atmósfera sobre todo el planeta cada 30 minutos; y el Ultraviolet, Visible and Near-infrared Sounder (UVN), que es la misión Sentinel 4, que obtiene información acerca de la composición de la atmósfera sobre Europa cada hora.

El segundo MTG-I de cada grupo monta un duplicado del FCI que estará dedicado a obtener imágenes de Europa cada dos minutos y medio para seguir la evolución de fenómenos que cambien rápido. Y también monta otro detector de rayos.

Los datos que obtengan estarán disponibles para todo el mundo, aunque son de especial interés en Europa. Se incorporarán a los modelos meteorológicos con los que se elaboran las predicciones y también los avisos de riesgos inmediatos. Los detectores de rayos, además, son de especial aplicación de cara a la seguridad del transporte aéreo.

Eumetsat, que es la organización que los opera, está en Twitter como @eumetsat.

Compartir en Flipboard Tuitear


PUBLICIDAD



Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro