Por @Wicho — 9 de Agosto de 2016

Uno de los problemas con los que se encuentra la NASA –y en realidad cualquier agencia o empresa que desarrolle cohetes– es que al filmar o grabar estos para luego estudiar su funcionamiento es imposible obtener detalles en la parte más luminosa de la imagen sin sacrificar la parte más oscura o viceversa.

Pero este problema parece solucionado con la HiDyRS-X, una cámara capaz de grabar múltiples imágenes en vídeo con distintas exposiciones simultáneamente y de superponerlas para crear un vídeo de alto rango dinámico en la que ver correctamente todas las partes.

Sin y con la HiDyRS-X
Sin (arriba) y con la HiDyRS-X (abajo) – NASA

La prueba de uno de los propulsores de combustible sólido que usará el Space Launch System de la agencia sirvió como oportunidad de ver qué tal iba la cámara en cuestión, y el vídeo de arriba es el resultado.

La lástima es que no incluya audio, porque el sonido de un pepino de estos impresiona aún más que el chorro de llamas; de hecho la fuerza del sonido puede matarte si estás lo suficientemente cerca de un cacharro de estos.

Es curioso –incluso bastante WTF– que la grabación se interrumpiera inesperadamente porque las vibraciones provocadas por el funcionamiento del propulsor hicieron que se desenchufara el cable de alimentación de la cámara, que estaba a algo más de kilómetro y medio de distancia.

Cualquiera diría que no saben lo potente que es ese motor; yo viví en directo el lanzamiento de un transbordador espacial desde unos 5 kilómetros de distancia y me temblaban hasta los empastes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear