Por @Wicho — 14 de Agosto de 2017

Despegue de la Dragon SpX-12

Otro lanzamiento de libro de una cápsula de carga Dragon, en este caso la Dragon SpX-12, que va rumbo a la Estación Espacial Internacional con 2.910 kilos de sumininistros y material para experimentos, que de hecho forma el 75 por ciento de la carga útil de este lanzamiento.

1.652 de ellos van en el compartimento presurizado al que pueden acceder los tripulantes del a EEI desde el interior de ésta e incluyen 339 kilos de hardwate para la Estación, 220 kilos de suministros para la tripulación –incluyendo helado– y 83 kilos de material informático y para paseos espaciales.

El resto de la carga, 1.258 kilos, va en el «maletero» externo a cuyo contenido se accede utilizando el brazo robot de la Estación y está formado por el inetrumento CREAM, destinado a ser montado en el exterior del laboratorio Kibo y que estudiará los rayos cósmicos.

Llegará a su destino el miércoles 17 de agosto de 2017.

Por su parte la primera etapa del cohete que la puso en órbita regresó sin problemas a la zona de aterrizaje situada en Cabo Cañaveral y como viene siendo habitual esto despertó más interés que el haber colocado con éxito la Dragon SpX-12 en órbita, que no hay que olvidar que es el objetivo principal de la misión.

Es el decimocuarto aterrizaje con éxito de una primera etapa de un total de diecinueve intentos; es el sexto de seis aterrizajes en tierra que termina con éxito.

El Falcon 9 1.2 utilizado para el lanzamiento era nuevo, salvo las patas, que ya habían sido utilizadas en otro lanzamiento, porque así lo exige el contrato de la NASA con SpaceX, pero nada impide a SpaceX utilizarlo para lanzamientos futuros, incluso de futuras cápsulas Dragon si la empresa renegocia las condiciones del contrato con la NASA

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear