Por Nacho Palou — 24 de Octubre de 2016

La tripulación del Apolo XI
La tripulación del Apolo XI. De izquierda a derecha: Neil Armstrong, Michael Collins, y Buzz Aldrin. NASA

En NPR, Neil Whosis? What You Don't Know About The 1969 Moon Landing,

En el libro No Requiem for the Space Age [2014], Matthew Tribbe cuenta cómo apenas un año después de aterrizar en la luna la mayoría de los estadounidenses no recordaban el nombre de Neil Armstrong. «Un año atrás su nombre era una palabra cotidiana», escribió entonces el Philadelphia Sunday Bulletin. Pero cuando el Bulletin preguntó en 1970 a sus lectores cuál era el nombre del primer hombre que puso un pie en la luna, el del tipo que dijo “Es un pequeño paso para un hombre...”, el 70 por ciento de los filadelfianos no supo la respuesta.

Después el New York Times hizo una encuesta telefónica parecida en otras ciudades, y el porcentaje de ciudadanos que desconocían cuál era el nombre del primer compatriota que llegó a la luna era parecido al de Filadelfia, o peor.

El libro recoge la decepción que sintió entonces Neil Armstrong. También relata cómo en 1970, apenas un año después de la llegada a la luna, el programa espacial perdió su glamor y prácticamente cayó en el olvido. Buzz Aldrin también fue olvidado y, tal y como cuenta él mismo en Magnificent Desolation: The Long Journey Home from the Moon libró su propia batalla contra la depresión y el alcoholismo. «A finales de los años de 1970 Aldrin trabajaba en un concesionario Cadillac, incapaz de vender un coche en seis meses.»

No está claro el motivo por el cual los hombres que hicieron historia en 1969 se quedaron en la cuenta durante 40 años, aunque se atribuye a diversas causas coincidentes. En Now I know, One Small Step for Man, One Giant Yawn for Mankind, que es vía,

The Tribune atribuyó el olvido a otras circunstancias de la época, mencionando que aterrizar en la luna puso fin a la carrera espacial. Tal vez más importante todavía, la idea de hacer algo sólo por ganar a los rusos se consideraba una tontería con la perspectiva de las bajas y el sufrimiento causados por la guerra de Vietnam. Tampoco está claro por qué en los últimos años los astronautas recuperaron su fama. Pero el caso es que durante unos años después de haber caminado por la luna a nadie le importaba Neil Armstrong.

Neil Armstrong murió en 2012.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear