Por @Wicho — 12 de Abril de 2018

La constelación Irnss

Igual que otros países la India optó hace años por desplegar un sistema de navegación por satélite propio para no depender de la buena voluntad de los dueños de los otros sistemas.

Denominado IRNSS, de Indian Regional Navigation Satellite System, o Sistema de Navegación Regional Indio, estaba inicialmente compuesto por siete satélites bautizados de IRNSS-1A a IRNSS-1G. El 1A fue puesto en órbita el 1 de julio de 2013 y el 1G el 28 de abril de 2016, completando el despliegue del sistema. Así que tras un periodo de pruebas la India esperaba poner en funcionamiento el IRNSS a principios de 2018.

Irnss–7G
El satélite Irnss–7G antes de su encapsulado para el lanzamiento

Pero uno de los tres relojes atómicos de rubidio del 1A falló en julio de 2016, y los otros dos lo hicieron poco después, dejando el satélite inútil a todos los efectos, pues los sistemas de navegación por satélite necesitan que las señales que emiten lleven una señal de tiempo extremadamente precisa.

Esto fue debido, por cierto, al fallo de un componente de cuatro perras de los relojes atómicos en cuestión, fabricados por la empresa suiza SpectraTime. Y también afecta a algunos de los satélites del sistema europeo de navegación Galileo, que usan el mismo reloj, en los que ya han fallado tres de los 36 relojes de rubidio que hay en los satélites que ya están en órbita.

Tanto India como Europa han desarrollado nuevos protocolos de utilización de los relojes para evitar más fallos, lo que básicamente consiste en tenerlos apagados mientras no se necesitan. Y desde que se identificó el origen del fallo están instalando un modelo revisado del reloj en satélites de nueva construcción o en aquellos que estaban listos para ser lanzados.

Para la India, de todos modos, el fallo del IRNSS-1A no suponía un impedimento para que el sistema entrara en funcionamiento según lo previsto ya que disponía de dos satélites de repuesto en tierra, el IRNSS-1H y el IRNSS-1I a los que, por supuesto, se les instalaron relojes de rubidio nuevos.

Así que el 1 de agosto de 2017 procedió a lanzar el 1H a bordo de un cohete PSLV para que sustituyera al 1A. Pero un fallo de un componente de la cofia protectora hizo que esta no se separara del cohete. El hizo no sólo que el satélite no sólo quedara atrapado dentro de la cofia sino que con el peso extra sólo alcanzó una órbita de 167×&6.555 kilómetros, muy por debajo de los 20.650 previstos.

Identificado el origen del fallo el PSLV volvió al servicio en enero de 2018 con un lanzamiento múltiple y a las 00:34 del 12 de abril de 2018, hora peninsular española, volvía a despegar de nuevo, en este caso con el IRNSS-1I a bordo, que en esta ocasión quedó en la órbita prevista.

¡Arriba!

Queda aún comprobar su correcto funcionamiento pero en principio nada debería impedir ya que el IRNSS empezara a ofrecer servicios en los próximos meses. Un poco más tarde de lo previsto pero nadie con dos dedos de frente dijo nunca que el espacio fuera sencillo.

De hecho los técnicos de la ISRO, la agencia espacial India, llevan más de diez días intentando retomar el contacto con el satélite de telecomunicaciones GSAT-6A, lanzado el 29 de marzo y que un par de días después dejó de dar señales de vida. Hasta se especuló con la posibilidad de que se retrasara el lanzamiento del IRNSS-1I pero como son dos tipos de satélites totalmente distintos al final el lanzamiento se hizo según lo previsto.

De cara al futuro la India ha anunciado que va a expandir la constelación IRNSS hasta los once satélites para darle mayor cobertura, y también ha iniciado los trabajos para desarrollar un reloj atómico válido para ser enviado al espacio.

Para quienes lleváis la cuenta ha sido el lanzamiento espacial número 35 de 2018; el tercero de la ISRO.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear