Por @Wicho — 23 de Febrero de 2016

Ninguna de las naves espaciales tripuladas en uso en la actualidad, la Soyuz rusa y la Shenzhou china, vuelan como un avión, y tampoco lo hacen ninguna de las que están en desarrollo, como son la CST-100 Starliner de Boeing y la Dragon V2 de SpaceX.

Pero aún así a los astronautas se les enseña a pilotar aviones; Jeremy Hansen y David Saint-Jacques, astronautas de la Agencia Espacial Canadiense, la CSA, explican el motivo en el vídeo From Sky to Space.

Se trata de colocar a los candidatos a astronauta en una situación similar a la que experimentan cuando están en una nave espacial y los enfrentas a tantos desafíos como puedas para que estén listos a enfrentarse a ellos: están dentro de una máquina de cuyo correcto funcionamiento depende su vida; están en una cabina más o menos reducida con un casco, una máscara de oxígeno, un montón de diales con información, uno o varios canales de radio activos…

Según cuentan psicológicamente es un entorno muy similar al de una nave espacial y les da la oportunidad de aprender a centrarse y filtrar lo que es importante, a tomar decisiones que pueden ser trascendentales… Sin poder pulsar pausa como en un simulador.

Poner a la gente en situaciones en las que se la juegan los prepara para estar listos para tomar esas decisiones cuando estén en el espacio.

La Agencia Espacial Europea tiene un librillo que explica los conceptos básicos del entrenamiento de los astronautas y las fases en las que se divide, Getting ready for space [PDF y necesitarás Flash].

En las otras agencias el proceso puede no ser exactamente igual, pero el objetivo es el mismo.

Compartir en Facebook  Tuitear