Por @Wicho — 22 de Agosto de 2017

A Loren Grush le dejaron probarse un par de prototipos de trajes espaciales para Marte y la Luna y descubrió no sólo que ponérselos es un trabajo que requiere ayuda sino que es muy cansado usarlos, entre otras cosas porque tienes que luchar contra la presión interior de los trajes, que a la vez que te mantiene vivo te complica mover las extremidades. Así que habría que ver cómo se las apañaba Marc Watney a solas, aunque siempre podemos suponer que utilizaba un traje mucho más moderno y manejable.

Y nadie habla nunca de los maximum absorption garments –pañales para adultos– que se llevan cuando uno se mete en un traje espacial. ¡Ah, el glamur del espacio!

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear