Por @Wicho — 27 de Marzo de 2017

¡Ouch!

Aunque las ruedas de Curiosity ya presentaban múltiples agujeros la NASA acaba de anunciar que en algún momento entre el 27 de enero y el 19 de marzo de 2017 dos de las bandas de rodadura de su rueda central izquierda se rompieron.

Estas bandas son las que soportan la mayor parte del peso de Curiosity y le proporcionan la mayor parte de la tracción y de su capacidad de rodar sobre terrenos escarpados.

El que se hayan roto un par de ellas no pone en peligro la misión, pues aunque eso hace que las adyacentes hayan de soportar más carga es un fenómeno que está previsto. Eso sí, la NASA dice que con tres garras rotas se considera que una rueda ha alcanzado el 60 por ciento de su vida útil.

En los cuatro años y medio que lleva en Marte Curiosity ha recorrido unos 16 kilómetros, y los responsables de la misión dicen que el desgaste de las ruedas no debería ser problema para que alcance sus objetivos, en especial desde que se empezaron a tomar medidas paliativas al respecto un par de años después de su llegada a Marte.

Las seis ruedas de Curiosity se tallaron a partir de otros tantos bloques de aluminio de 50 centímetros de diámetro y 40 de ancho hasta dejarlas con un grosor de un par de milímetros, salvo las bandas de tracción, que tienen un grosor de 7,5 milímetros.

Eso sí, para el mellizo de Curiosity que la NASA quiere enviar a Marte en 2020 se harán cambios en las ruedas y en el sistema de suspensión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear