Por @Wicho — 15 de Noviembre de 2017

Cofia protectora de Gaia

Si tienes –o crees tener– dotes artísticas la Agencia Espacial Europea te invita a enviar al espacio, aunque brevemente, una de tus creaciones.

Está en marcha un concurso para escoger el diseño que decorará la cofia que protegerá al telescopio espacial Cheops durante su lanzamiento. Esta cofia se desprende del cohete poco después de pasar los 100 kilómetros de altitud y cae de nuevo a tierra –en este caso al mar– a los pocos minutos del lanzamiento, de ahí lo de brevemente.

Pero Cheops será colocado dentro de su cofia protectora semanas antes del lanzamiento, por lo que el diseño se verá en montones y montones de imágenes mientras se prepara éste, además de en páginas web, tuits, etc.

Aquí su diseño

Aunque para mí lo mejor de todo es que la persona que cree el diseño ganador será invitada a ver el lanzamiento en directo, siempre que sea ciudadana o residente permanente de alguno de los países miembros de la Agencia Espacial Europea. Eso sí, la ESA subvencionará los gastos de viaje sólo hasta un tope de 1.000 euros, así que dependiendo de donde vivas lo mismo no recuperas todos los gastos.

El diseño ha de medir 1×1 metros, no puede incluir texto, y por supuesto tiene que estar relacionado con la misión. Se pueden presentar las candidaturas –una por persona– hasta el 31 de enero de 2018 a las 18:00, hora central europea. Pero en cualquier caso consulta las bases antes de hacerlo.

Y si bien la cofia no quedará en órbita sí lo harán los aproximadamente 3.000 dibujos de niños y niñas y adolescentes de los 14 países miembros de la ESA que decoran los paneles exteriores del telescopio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2017

CSSed4

Eric Meyer es uno de los coautores de CSS: The Definitive Guide y el otro día publicó esta foto en Twitter con las tres últimas ediciones del libro. La cuarta es un pedazo de ladrillo de 1.016 páginas con, básicamente, «todo lo que se puede saber sobre CSS». En sus propias palabras:

Mi intención no era más que mostrar gráficamente cuán drásticamente se han ampliado las posibilidades de CSS desde la edición anterior y cuánto trabajo Estelle [la coautora del libro] y yo habíamos puesto (…) Curiosamente mucha gente contestó diciendo: «Este es el problema del front-end, lo rápido que aumenta su complejidad» (…)

Es cierto que CSS tiene hoy en día muchas más posibilidades que antes, pero también es cierto que viéndolo como «todo lo que se puede saber potencialmente sobre CSS» el asunto puede llegar a suponer todo un reto.

Es interesante leer las ideas de Meyer sobre lo que él en realidad llama la complejidad decreciente de CSS, en especial cómo argumenta que lo que aparentemente ha sido un gran cambio en realidad es un salto que –al menos a nivel de «manual»– abarca ni más ni menos que 11 años (de 2006 a 2017).

El hecho cierto es que lo que antes era imposible con CSS ahora es posible. Paradójicamente, eso aumenta la complejidad del lenguaje, pero también disminuye su complejidad a la hora de producir resultados. (Antes lo imposible se acababa pudiendo hacer con enrevesados trucos y código casi indescifrable). Quien tenga que diseñar y programar en CSS hoy en día y no arrastre herencias del pasado está más que de suerte.

Antes del CSS actual, nos recuerda, «no había gradientes, fondos múltiples, posicionamiento sticky, flexbox, grid, blending, filtros, transformaciones, animaciones ni queries». Ahora todo eso existe y permite hacer auténticas virguerías, aunque para muchos será mejor otro tipo de manual más de tipo resumen. Como termina diciendo, va siendo hora de preparar «La parte buena del CSS».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 14 de Noviembre de 2017

Captura

Paolo Nespoli a los mandos

Con unos diez minutos de retraso sobre el horario previsto Paolo Nespoli capturaba la cápsula de carga Cygnus OA-8 S.S. Eugene Cernan con el brazo robot de la Estación Espacial Internacional a las 11:04 del 14 e noviembre de 2017, hora peninsular española.

Con la captura confirmada el control del brazo robot pasó al equipo de tierra, que se encargó de maniobrar el brazo hasta acoplar la cápsula en en puerto del módulo Unity que apunta hacia la Tierra. Quedó colocada y asegurada en su lugar a las 13:15.

La sala de control en tierra

En cuanto se compruebe la estanqueidad de la unión entre ambas naves la tripulación de la Estación recibirá permiso para abrir las escotillas y empezar a retirar los 3.229 kilos de carga que lleva dentro la Cygnus. Además de piezas y componentes para la Estación y experimentos también van ahí suministros para los tripulantes de la Estación, incluidos pizza y helado, algo que no se puede disfrutar todos los días en la EEI.

Y es que además corre una cierta prisa procesar esta Cygnus porque está previsto que desatraque de la Estación el próximo 3 de diciembre para dejar sitio a la Dragon 14 y antes de eso tendrán que haberla cargado con materiales de deshecho que se desintegrarán en la atmósfera junto con ella. Y antes del desatraque está previsto usarla como un laboratorio temporal extra durante un tiempo. Así que van justitos de tiempo.

Una vez que parta de la Estación la S.S. Eugene Cernan subirá su órbita unos 100 kilómetros para liberar 14 CubeSat que van en un expendedor externo antes de darse su zambullida final en la atmósfera.

Con los suministros que lleva a bordo ésta cápsula la Estación queda pertrechada de comida –el primer consumible que se agotaría– hasta julio de 2018.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 14 de Noviembre de 2017

Impresión artística de HitomiUn cúmulo de circunstancias desafortunadas y de malas decisiones destrozaron en órbita el telescopio espacial Hitomi apenas 38 días después de haber sido lanzado, cuando aún estaba en la fase de calibración de sus sistemas e instrumentos.

Eso dio al traste con algo más de 210 millones de euros, varios años de esfuerzos de más de 70 instituciones de Japón, los Estados Unidos, Canadá y Europa y la posibilidad de estudiar desde la estructura a gran escala del universo y su evolución al comportamiento de la materia en presencia de campos gravitacionales muy fuertes, las condiciones de los sitios donde se producen rayos cósmicos, y la materia oscura en grupos de galaxias.

Pero en los apenas tres días que tuvo para observar la Nebulosa del Cangrejo durante su fase de pruebas produjo datos de la suficiente calidad como para que se haya podido publicar un trabajo científico, titulado Solar abundance ratios of the iron-peak elements in the Perseus cluster.

El estudio aporta datos acerca de cómo y por qué se distribuyen ciertos elementos en la Nebulosa del Cangrejo y ha encontrado muchas similitudes con cómo se distribuyen en nuestra galaxia, lo que puede ser una primera pista que indique que el proceso de formación de estrellas y en especial de aquellas que se convierten en supernovas de tipo IA es similar en distintos lugares del universo.

Pero más allá de eso sirve para dar fuerza a la construcción del X-ray Astronomy Recovery Mission, una especie de Hitomi II que está en el tablero de diseño, así que dentro del desastre que fue la pérdida del Hitomi parece que aún se puede salvar algo.

Aparte de lo que haya aprendido la JAXA acerca de cómo no gestionar una misión espacial.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear