Por Nacho Palou — 23 de Febrero de 2017

Inteligencia artificial que programa robando código de otros programas

En NewScientist, AI learns to write its own code by stealing from other programs

El sistema capaz de escribir código de programación llamado (PDF) DeepCoder, desarrollado por investigadores de Microsoft y de la universidad de Cambridge, puede resolver desafíos básicos como los habituales en las competiciones de programación (...) DeepCoder utiliza una técnica llamada síntesis de programas: produce nuevos programa uniendo partes de código tomados de otros programas ya existentes — tal y como podría hacer cualquier programador humano. DeepCoder aprende qué partes de código necesita unir para obtener el resultado que desea.

De momento DeepCoder trabaja con programas que requieran unas cinco líneas de código, y los investigadores son conscientes de las dificultades que supondría conseguir que generara programas más largos y complejos. Pero también saben que, al fin y al cabo, los programas “largos y complejos” son en realidad “montones de pequeños trozos” de código unidos entre sí.

Fotografía: Unsplash / Ilya Pavlov.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 23 de Febrero de 2017

Led-it-go es un (PDF) proyecto de investigación que plantea la posibilidad de extraer información almacenada en un disco duro a través de led indicador de actividad; la luz que parpadea cuando el disco duro está escribiendo o leyendo datos, esa luz tan irritante que ya en los años de 1990 estaba pasado de moda.

Pero además los investigadores de la universidad Ben-Gurion, en Israel, han desarrollado el método para demostrar que, en teoría, se trata de un problema de seguridad que es posible llevar a cabo, aunque parezca poco probable.

El método consta de dos partes esencialmente: un malware o software malicioso que se instalada de algún modo (por USB o a través de internet) en el ordenador que se desea asaltar y una cámara que, a distancia, observa el led de actividad del disco duro del ordenador infectado.

En el vídeo de demostración los investigadores montaron la cámara desde un dron, de tal modo que podían observar la luz de actividad del disco duro desde el exterior a través de la ventana (en el vídeo, la CPU situada en la ventana inferior derecha, marcada con un recuadro).

Para transmitir los datos el led del disco duro puede parpadear hasta 6000 veces por segundo (más parpadeos de los que puede captar el ojo humano) convirtiéndose en un transmisor estilo del código morse. La capacidad de transferencia es de alrededor de 1 MB cada media hora a una distancia relativamente grande dependiendo del equipo óptico empleado por el observador.

Para capturar semejante cantidad de parpadeos los investigadores recurrieron a un diodo fotosensible desarrollado por Siemens que demostró ser el único sensor capaz de detectar tal frecuencia de parpadeos. Con él se alcanzó una velocidad de transmisión de 4 Kilobits por segundo.

“Como el led del ordenador (en aquellos que los tienen) siempre está parpadeando cuando el ordenador está buscando, indexando o haciendo copias de seguridad nadie sospecha que esté sucediendo algo raro, ni siquiera por la noche”, explican los investigadores.

Vía Wired.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 22 de Febrero de 2017

Este reloj de Bina Baitel llamado Lash está fabricado con pelo. Es «orgánico, minimalista e impreciso», demostrando que se pueden crear un reloj con cualquier material, que no hace falta que sean especialmente elaborados y complejos y que la precisión a la hora de realizar su función («dar la hora») ni siquiera es lo más importante a veces.

Lash Clock

Las «manecillas» del reloj son en realidad un par de pequeños huecos de distinto grosor en la peluda esfera, que se van moviendo alrededor del perímetro con la misma precisión que en un reloj normal. El vídeo no permite apreciar exactamente cuál es el mecanismo, pero como mínimo se puede decir que es ingenioso.

Hay quien considera este diseño un poco siniestro, pero su creadora dice que es más bien un híbrido entre dispositivo de meditación y reloj. Desde luego que al menos ha de servir para «iniciar conversaciones» cuando se reciben visitas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 22 de Febrero de 2017

Si vivieras allí: un comparador del bienestar entre países

IfItWereMyHome.com es un curioso comparador de países teniendo en cuenta diversos factores. Según entras en la web detecta dónde estás (aunque se puede cambiar si acaso falla) y entonces basta elegir uno de los países del mapa para realizar la evolución.

No todo es dinero en la vida. Así que el bienestar se calcula según diversos factores. De un solo vistazo puedes ver en cuántos aspectos estarías mejor (verde) y en cuales la cosa estaría más chungo (rojo), con el azul como valor intermedio «ni fú ni fa».

¿Qué se valora? En cuanto a términos económicos la PPA (Paridad de poder adquisitivo), que tiene en cuenta que aunque en un país ganes más también las cosas puede7n ser más caras (en otras palabras: utiliza una especie de «cesta de la compra» similar y compara salarios sin la ilusión monetaria de los tipos de cambio). Luego se comparan factores como la tase de desempleo, el porcentaje de habitantes en prisión o la probabilidad de morir asesinado.

También se tiene en cuenta cuánto dinero se gasta en salud, el consumo de electricidad o combustibles. Como factores demográficos, si es normal tener más o menos hijos, la edad promedio y la probabilidad de padecer ciertas enfermedades (incluida la mortalidad infantil). En cuanto al bienestar general se compara si hay mayor desigualdad social, o de cuánto tiempo libre se dispone.

Las comparaciones desde España a nivel europeo son casi siempre similares, mejores en una cosas y peores en otras (como mejores países nos superan Noruega, Suecia… lo habitual). En muchos aspectos estamos mejor que en África y Asia, y sobre todo que Sudamérica – pero es fácil encontrar pequeñas perlas. Australia no parece mal sitio si te gusta el riesgo (se gana más, se vive más y apenas hay paro).

La comparativa con Estados Unidos deja al país de las barras y estrellas literalmente por los suelos: un español que se vaya a vivir allí ganará un 75% más, y será mucho más difícil que esté en paro… pero tendrá 5 veces más probabilidades de ser asesinado o entrar en prisión, gastará el triple en sanidad, usará el doble de electricidad y combustible, tendrá un 7% menos de tiempo libre, morirá 2 años antes y experimentará una mayor división de clases. Si valoras cualquiera de esas cosas más que el dinero… la tierra prometida de Trump no es tu lugar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear