Por Nacho Palou — 19 de Enero de 2018

Balancing Motorcycle es una prototipo a escala de una motocicleta (o bicicleta) que se mantiene constantemente en equilibrio por sí misma gracias a un volante o rueda de reacción situada de manera transversal. El giro constante de la rueda —en uno u otro sentido según sea necesario, con el fin de mantener el centro de gravedad en el lugar adecuado— es lo que mantiene al vehículo de dos ruedas en equilibrio.

Según explican, el principio de funcionamiento es bastante simple: piensa en cuando caminas por un lugar estrecho y utilizas tus brazos extendidos para mantener el equilibro; del mismo modo cuando la motocicleta detecta que va a caerse en una u otra dirección el motor eléctrico acelera el giro del volante de inercia hacia uno u otro lado, que cumple así la misma función que los brazos.

Ha sido desarrollada por estudiantes del IRIM Lab Koreatech.

La idea de un vehículo de dos ruedas en línea (lo que excluye al Segway) que mantiene el equilibrio por sí misma ya ha sido aplicada a una motocicleta “de verdad” (aunque se trate de un prototipo) como la Honda Riding Assist-e.

En este caso la motocicleta de Honda mantiene controla y actúa directamente mediante motores eléctricos la horquilla de la motocicleta, para mantener la moto en equilbrio de la misma forma que podría hacer un humano habilidoso.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Alvy — 19 de Enero de 2018

Hay básicamente cinco razones por las que calcular trillones de dígitos de π es útil, según Tipping Point Math:

  1. Para hacer cálculos científicos y de ingeniería con precisión
  2. Para ver «hasta dónde podemos llegar» (ejercicio de superación)
  3. Para confirmar la integridad de los nuevos ordenadores
  4. Para confirmar si π es normal
  5. Para entender mejor los números primos

La primera razón no es muy poderosa, todo sea dicho (al igual que la segunda). Contaba la leyenda –y el vídeo lo confirma– que teniendo en cuenta que el diámetro del Universo son unos 93.000 millones de años luz y un átomo de hidrógeno tiene 0,1 nanómetros, se puede calcular la longitud de la circunferencia completa del universo con la precisión de un átomo con sólo 39 decimales de π. (Aunque mejor saberse de memoria 50, que nunca se sabe cuántos universos va a haber que medir). Para cálculos mecánicos, con 5 decimales es más que suficiente. La NASA usa 15 o 16.

Kanada
Fórmulas de Kanada para calcular π – y comprobar si dos ordenadores funcionan igual de bien

La tercera razón es mucho más práctica y es que efectivamente si un nuevo ordenador no es capaz de calcular varios millones de pi con el mismo software que los ordenadores ya existentes, mal asunto. Esto no obstante no pudo evitar el bug del Pentium (que se producía sólo en ciertos cálculos de división muy concretos) ni podrá evitar otros, pero la idea es básicamente correcta.

La cuarta razón es también importante pues la normalidad de pi puede explicar algunas cosas sobre su naturaleza pero, más aún, garantiza que puede considerarse un buen generador aleatorio sin sesgo alguno conocido.

La quinta es no menos importante, pues hay ciertas fórmulas que implican a π y a los números primos y por tanto podría haberlas en cierto modo «a la inversa»: que conociendo π más «en profundidad» se pudiera encontrar una fórmula para generar todos los números primos – ¡santo grial! Esto todavía es una incógnita pero sería un importante avance en matemáticas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Enero de 2018

Como parte de los instructivos vídeos de los Slow Mo Guys aquí se puede ver a través de una cámara de alta velocidad cómo funciona un televisor, versión cámara superlenta. Dicho de otro modo al grabar «lo que el ojo ve» pero a ~380.000 fotogramas por segundo llega a verse la línea de barrido de los televisores tradicionales dibujándose línea a línea, lo que ayuda a entender mejor cómo funciona el invento.

La velocidad del haz de electrones que impacta sobre los fósforos de la pantalla en el barrido horizontal es algo mayor que la del barrido vertical, de modo que es fácil ver las líneas una a una – pero no tanto cómo esa línea se dibuja de izquierda a derecha (mirando la pantalla de frente) – incluso a la frecuencia de grabación más alta posible.

Recordemos además que los televisores de tubo de rayos catódicos no utilizan «píxeles» como las pantallas modernas, sino fósforos y rejillas que reciben impactos de la señal analógica para crear los diversos colores. En el vídeo de Technology Connections acerca de cómo funciona la tecnología Trinitron de Sony hay una gran explicación del tema.

Las cámaras de alta velocidad pueden grabar también las pantallas UHD de 4K a 100 fps o las pantallas de los smartphones, y en este caso se ve perfectamente cómo la imagen completa cambia de un «fotograma» al siguiente más rápido cuanto mayor es la frecuencia de refresco – creando así la ilusión de movimiento – como en el cine. Gav dice que le parece filosóficamente un tanto triste que la electrónica del televisor esté refrescando y actualizando literalmente decenas de millones de píxeles cada fracción de segundo aunque nadie los mire.

La parte final del vídeo muestra con un potente macro cómo se crea la ilusión del color a partir de los ledes RGB (rojo, verde azul), una imagen preciosa. Algo que es igual en las pantallas modernas (LED/OLED) que en las antiguas (CRT) salvando la diferencia de que los modernos son píxeles «emisores de luz» (led) y los antiguos no.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Enero de 2018

La motocicleta tipo escúter BMW C1 (de 125 y 200 cc) fue una adelantada a su tiempo. Y pagó por ello: sólo estuvo en producción un par de años, entre 2001 y 2003. La idea de BMW era ofrecer un vehículo de dos ruedas para la ciudad con la ventajas de los vehículos cerrados: disponía de cabina con parabrisas que además de hacer innecesario el uso de casco (llevaba cinturón de seguridad y protección integral del cuerpo) ofrecía una enorme seguridad para el conductor en caso de accidente, como se puede ver en el vídeo.

Como pega dentro de la cabina sólo cabía una persona, y era una motocicleta más bien cara y bastante limitada de potencia incluso para el modelo de 200 cc.

La C1 sin embargo surgió años antes de que se aplicase la directiva europea (en PDF, redactada en 2006) que, con el fin de reducir el número de coches en las ciudades, instaba a los estados miembros a convalidar el carnet de coche para motocicletas de hasta 125 cc.

Ahora, sin embargo, las C1 son motocicletas muy cotizadas y con mucho más público (cualquier conductor mayor de 21 años con al menos tres años de carnet de coche y que viva en una ciudad), pero ya no se vende. Aunque son constantes los rumores de su resurrección, tal vez en variante eléctrica. Tal vez para cuando BMW se haya recuperado del disgusto de ver cómo una idea brillante no fue reconocido de ese modo por el público.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear