Por @Alvy — 25 de Mayo de 2016

En el siempre apasionante Juego de la vida de John H. Conway se fueron descubriendo con el paso del tiempo espectaculares construcciones: deslizadores, supernaves, cañones… Nombres todos ellos para dar a entender la función y propiedades que «aparentes» pequeñas figuras podían tomar en un tablero infinito de píxeles apagados o encendidos en el que tres reglas matemáticas básicas bastan para lograr una complejidad infinita.

Una de las más espectaculares estructuras que se puede diseñar puede verse en el vídeo de TheCommuator y es una máquina de Turing universal. Dentro de las limitaciones de no disponer ni de un tablero infinito ni de un tiempo infinito (la máquina de Turing original tampoco las tiene) este vídeo muestra una estructura que se comporta del mismo modo. Tiene su cinta, puede marcar 0 y 1… y desde ahí, hasta el infinito. Porque recordemos que una de sus propiedades es la Recordemos:

Hace ya bastante tiempo que se demostró que el juego de la vida es equivalente a una máquina universal de Turing, lo que le permitiría, teóricamente, realizar cualquier computación posible si se dispusiera de suficiente «tiempo» y suficiente «memoria»: lo cual incluye que podría generar las pantallas azules de Windows, correr el nuevo iOS 7 o servir a modo de PS4 para jugar al GTA V. De veras. ¿Alguien dijo inteligencia? Tampoco exageremos, pero… (ejem) una máquina así podría emular a Watson de IBM y ganarte al Jeopardy, simular a Siri, almacenar todo Google y contestar un ChatBot y hacer sus pinitos aspirando a superar el test de Turing – por las buenas o con enrevesadas tácticas y trucos.

Un estupendo ejercicio mental teórico … Porque lo de encontrar una memoria con capacidad infinita, esperar un tiempo infinito y procesarlo todo a una velocidad no menos infinita nos queda todavía un poco lejos.

Relacionado:

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 25 de Mayo de 2016

Esta cámara térmica manos-libres proyecta las imágenes de la escena en unas gafas dentro del casco de los bomberos; de este modo pueden ver en tiempo real y dentro de su campo de visión exactamente lo que está sucediendo tras las cortinas de humo típicas de los incendios. Lo han desarrollado, de momento como prototipo, en la Escuela politécnica federal de Lausana (Suiza).

Parte del trabajo de pruebas consistió en elegir la paleta de colores para una mejor visualización. El sistema utiliza la típica más habitual y a la que ya estamos acostumbrados: azul = frío; rojo = calor, pero con algunos matices para hacerla más práctica en esa «visión continua» pero alternativa de la realidad. El resultado es un sistema tan llamativo que impide que los bomberos puedan pasar algo por alto: una persona, una zona peligrosa o un punto de calor a la hora de entrar a un edificio en llamas.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 24 de Mayo de 2016

#FoundThem

Este trabajo publicado en ArXiv y firmado por un equipo de la Escuela de Física y Astronomía de la Universidad de St. Andrews (Reino Unido) es uno de esos documentos por los que merece la pena amar la ciencia y amar Internet. Se titula #FoundThem: 21st Century Pre-Search and Post-Detection SETI Protocols for Social and Digital Media.

Básicamente describe cómo deberían actualizarse los protocolos SETI (búsqueda de inteligencia extraterrestre) a realizar en caso de que se detectara y confirmara una señal inteligente de origen extraterrestre. Porque el panorama ha variado mucho de hace unas décadas a esta parte debido a algo llamado «Internet», especialmente en lo que tiene que ver con las redes sociales y su poderosa capacidad de difusión casi instantánea y –todo hay que decirlo– su relativa poca fiabilidad, capacidad de difusión de bulos, rumores y otras mil cuestiones relacionadas.
 
El shock cultural que produciría un descubrimiento de este tipo en el futuro sacudiría los cimientos del orden mundial, tanto a nivel planetario como personal, desde la organización de países, sus gentes y sus conflictos a las creencias personales en las diversas religiones – por no hablar del impacto en el mundo científico. Se puede imaginar como el (mítico y dudoso) shock que produjo la emisión por radio de la invasión marciana de La guerra de los mundos, pero a lo bestia.

Aunque el protocolo actual se revisó en 2010 se supone que en caso de tamaño acontecimiento los científicos deberían (tras confirmar los datos – algo que podría requerir días, meses o años) simplemente anunciarlo con una nota de prensa. Les faltó poner teletipo. Nada que ver con las recomendaciones que haría cualquier relaciones públicas sobre cómo gestionar una «crisis» importante en medios sociales mediante el uso de diversos canales, con «voces amables» que hablen el lenguaje de cada público, cada país y cada grupo cultural, sea cual sea.

En el documento se hace la recomendación de que sea el equipo que realice la detección quien directamente haga el anuncio por diversos canales (para evitar sesgos como «solo se enterarán los que usen Twitter, o Facebook» o «los que hablen inglés»), acompañados de una nota de prensa y del envío del trabajo a una publicación científica acreditada, momento a partir del cual otros equipos intentarían replicar los resultados. Los datos en bruto deberían hacerse disponibles en servidores independientes y con diversos mirrors para evitar que se saturaran.

En caso de que las señales no se puedan confirmar, y para evitar conspiranoias, bromas y chalados, el equipo que crea tener una señal válida debería hacerlo saber pero con todos los avisos y salvaguardas posibles. Esto permitiría continuar con el trabajo sin dañar la reputación de esos científicos por el hecho de haberse equivocado (por ejemplo si la señal resulta ser un eco o provenir de un satélite). Si alguno es muy dado a abusar de esta idea aún a riesgo de fallos constantes, pues bueno: la reputación es suya y se la merienda como quiera.

Finalmente se recomienda que el equipo descubridor y el resto de científicos intenten aclarar al público en general todas las cuestiones que surjan en los días, semanas y quizá años posteriores a la detección de las señales, siempre usando el espíritu crítico.

Y como sugerencia, un tag:

#LosEncontramos

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 24 de Mayo de 2016

Supongamos un planeta Tierra esférico de densidad uniforme. Supongamos que se hace un agujero de polo a polo que pasa exactamente por el centro. Y supongamos que en ese agujero se hace el vacío antes de saltar a su interior. ¿Cuánto se tardaría en llegar al otro lado? La respuesta es tan geek como precisa: 42 minutos. Más o menos.

Con los estupendos gráficos y la narración de Minuto de Física se pueden seguir perfectamente los cálculos paso a paso que permiten llegar a esa cifra. Se basan en las fórmulas de atracción gravitatoria y aceleración de los cuerpos en caída, algo al alcance de cualquier estudiante de bachillerato. Los puntos clave a tener en cuenta son:

  • Además de suponer que la tierra es esférica y de densidad perfecta ha de hacerse el vacío en el agujero; de lo contrario se alcanzaría la velocidad terminal (unos 200-250 km/h) a los pocos segundos, debido al rozamiento con el aire (y podrías olvidarte de salir por el otro lado, lo cual sería peor).
  • A medida que el cuerpo cae la aceleración varía: esto es porque está dejando atrás una gran masa (el «suelo») que también ejerce su atracción en sentido contrario. De hecho, si el cuerpo se detuviera enganchándose al el centro, ahí se quedaría (la atracción en todas direcciones se cancelaría y sería cero). La clave para entender cómo varía esa aceleración es ver que las fuerzas se cancelan de forma intrincada pero precisa, de modo que –como sucede en astronomía– es correcto hacerla equivalente a la misma de un cuerpo situado en el borde de un «planeta más pequeño» (como si se le quitara una «capa»). Un ejemplo: la aceleración a 1.000 km bajo tierra es la misma que si el planeta tuviera 1.000 km menos de radio.

Teniendo todo esto en cuenta se pueden realizar los cálculos y ver que el resultado son aproximadamente 42 minutos. Ese es el tiempo que se tarde en llegar de un lado a otro (13.000 km de viaje en total).

MinutoDeFísica se explaya con algunas apreciaciones interesantes:

  • Curiosamente, el tiempo que se emplea en atravesar el planeta no depende del radio; de hecho podría ser mucho más pequeño o más grande o aplicarse también objetos que estuvieran más allá en el espacio. Depende únicamente de la densidad del planeta.
  • Sabemos que la densidad del interior de la Tierra varía bastante entre la corteza, los mantos y los núcleos; si se hace un cálculo más preciso se obtiene un valor de unos 37 minutos; basta ir calculando capa por capa. Si se utiliza el modelo más preciso y los mejores datos que tenemos a día de hoy del interior de nuestro planeta el resultado son unos 38 minutos y 6 segundos.

Si alguien se anima a ponerse a cavar y tiene el valor para lanzarse que luego nos escriba con la confirmación empírica.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 24 de Mayo de 2016

Monigotes-Lego-Star-Wars / Nacho Palou

En Quartz, Researchers in a multi-decade study say LEGOs have showed an “exponential” increase in violence,

La cantidad de pequeños juguetes como pistolas en miniatura, cuchillos y arpones incluidos en las cajas de Lego se ha incrementado un 30 por ciento entre 1978 y 2014 según un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda. El incremento está motivado principalmente por el creciente número de armas ofrecidas en los paquetes relacionados con películas como El señor de los anillos, en 2012.

Por no mencionar los set relacionados con Los vengadores o Star Wars o Las Tortugas. Pero son tan chulos.

Según Lego,

Las armas incluidas en los juguetes son parte de escenarios imaginarios y no se corresponden con situaciones reales (...) nunca produciremos juegos realistas con los que jugar a la guerra.
Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 24 de Mayo de 2016

Star wars una imagen 0

Con un estilo «inspirado en las infografías» el ilustrador suizo Martin Panchaud ha creado en Adobe Illustrator Swanh (Star Wars A New Hope), una adaptación en una única imagen del Episodio IV de Star Wars: Una nueva esperanza.

La película completa en una imagen que en el MundoReal™, impresa, mediría 123 metros de largo — y que en el mundo de internet mide una pechá de scroll, 1024 x 465.152 píxeles.

Star wars una imagen
El momento «estos no son los androides que buscáis» en la versión de Star Wars de Martin Panchaud.

Una tira tan larga recuerda inevitablemente a los rollos de escritura china que debían desenrollarse e irse enrollando a medida que se iban leyendo. Me gusta la idea de abarcar distintas eras, culturas y tecnologías.

Pero es verdad que a Internet le gustan las historias cortas y los resúmenes, contenidos rápidos y fáciles de entender. Mi trabajo es precisamente un contraste a eso.

Un trabajo original y realmente fantástico.

Compartir en Facebook  Tuitear