Por Nacho Palou — 20 de Abril de 2018

Investigadores de la universidad de Washington han desarrollado el primer sistema de retrodispersión de vídeo analógico de bajo consumo para la transmisión de vídeo de alta definición. El nuevo sistema consume apenas 250 µW retransmitiendo vídeo HD, un consumo que según los investigadores es entre 1000 y 10.000 veces inferior al de los sistemas de vídeo actuales.

La nueva técnica elimina del sistema de captación de imagen los componentes que más energía consumen, como el procesador de la señal de vídeo y el emisor de radio. Esto permite transmitir vídeo HD desde cámaras de acción, wearables o cámaras de seguridad inalámbricas sin necesidad de baterías.

Uw backsatter analog hd video

Tal y como explican en el vídeo, y recogen en TechCrunch, la cámara no requiere una fuente de energía porque transmite los datos como respuesta a la señal de radio procedente de otro dispositivo que sí está conectado, como un router o un móvil, desde el cual se envía una señal de radio para “leer” la antena de la cámara.

Como la técnica desarrollada en la universidad de Washington conecta directamente la salida de la cámara a una antena cada píxel “activado” por la luz produce en la antena de la cámara una señal de radio diferente según la luz captada. Esa señal es la que recoge el dispositivo receptor de vídeo, que puede ser un router o un móvil.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por Nacho Palou — 20 de Abril de 2018

El robot Daisy de Apple no ensambla móviles sino que los desmonta para extraer piezas, componentes y materiales susceptibles de ser reutilizados o reciclados.

Según Apple Daisy es más eficiente que un trabajador humano: es capaz de desmontar hasta 200 teléfonos por hora, y también extraer materiales valiosos que no se pueden sacar con métodos de reciclaje tradicionales.

Daisy Sorting Table Drop 04192018
Fotografía: Apple.

El robot puede desensamblar nueve modelos diferentes de iPhone aunque no el iPhone X. Una mejora respecto a su predecesor, el robot Liam, un prototipo de 2016 que sólo traba con el iPhone 6.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 20 de Abril de 2018

Un kilometros cuadrado

Un kilómetro cuadrado (One Square Kilometer) es un proyecto artístico digital de Aarea.co que consiste en un archivo PDF de 2.568 páginas en negro.

Si se imprimen todas las páginas y se unen todas las hojas el resultado es una capa de invisibilidad de baja tecnología que sirve, por ejemplo, para cubrir tu propiedad a los ojos indiscretos de Google Maps. Por ejemplo.

“Este PDF es exactamente lo que uno esperaría de un artista como Kenneth Goldsmith, quien en 2013 desarrolló un proyecto de arte conceptual llamado Printing Out the Internet con el que invitaba a gente de todo el mundo a imprimir porciones de Internet y enviarlas a una galería en México. Printing Out the Internet estaba dedicado a Aaron Swartz, el hacktivista que ayudó a crear Reddit y que se quitó la vida cuando se enfrentaba a décadas en prisión por publicar casi cinco millones de artículos de revistas de JSTOR, una plataforma por suscripción de artículos científicos. Como se detalla en el libro de Goldsmith Wasting Time on the Internet (Perdiendo el tiempo en Internet) la galería mejicana se llenó con un “una pila de papel de cinco metros de altura que pesaba diez toneladas”, cuentan en Do NOT Print This PDF Under Any Circumstances.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 19 de Abril de 2018

Algunos de los objetos que salen en el libroOtro libro para The Pila, aunque afortunadamente este es más de ver que de leer. Dice la editorial que Designed in the USSR: 1950-1989 es

Un fascinante vistazo al diseño al otro lado del Telón de Acero, revelado a través de los productos y las ilustraciones de la vida cotidiana soviética Este cautivador estudio del diseño soviético de 1950 a 1989 presenta más de 350 piezas de la exclusiva colección del Museo de Diseño de Moscú. Desde juguetes para niños, artículos para el hogar y moda hasta carteles, aparatos electrónicos y recuerdos de la carrera espacial, cada objeto revela algo de la vida en una economía planificada durante una época fascinante de la historia de Rusia. Organizado en tres capítulos - Ciudadano, Estado y Mundo - el libro es un recorrido de lo micro a lo macro por los diseños funcionales, kitsch, politizados y a menudo vanguardistas de este período en gran medida sin documentar.

(Vía Soviet Visuals, creo recordar).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear