Por @Wicho — 24 de Agosto de 2016

Tras un segundo vuelo de pruebas de 100 minutos la aeronave híbrida Airlander 10 ha resultado dañada al aterrizar «de morro».

Afortunadamente, al menos según la nota de prensa ni los tripulantes ni el personal de tierra sufrieron daño alguno. No se puede decir lo mismo del Airlander 10, cuya cabina resultó dañada.

Es tranquilizador que la aeronave esté llena de helio, que no es inflamable, y de aire.

Daños en la cabina del Airlander 10
Daños en la cabina del Airlander 10 – South Beds News Agency

Aún no se saben las causas, pero para aprender cómo vuela y a pilotar una aeronave están los vuelos de prueba. Y como reza el dicho, cualquier aterrizaje del que puedes salir andando es un buen aterrizaje.

Con 92 metros de longitud, 43,5 de envergadura, una altura de 26 y un volumen de 38.000 metros cúbicos, el Airlander 10 es la aeronave más grande del mundo. Tiene una capacidad de carga de 10 toneladas, una velocidad de crucero de entre 100 y 150 kilómetros por hora, y un techo de servicio de unos 6000 metros. Puede permanecer en vuelo cinco días si va tripulado y hasta dos semanas si es operado en remoto.

Hybrid Air vehicles lo ve como una excelente plataforma de transporte, en especial a lugares remotos o de difícil acceso por tierra; de comunicaciones; y de estudios desde el aire una vez dotado de los sensores pertinentes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Agosto de 2016

Batteries (cc) michaljamro

Un par de artículos en The Guardian citan un trabajo de unos investigadores del Inria Privatics en Francia y el KU Leuven / iMinds de Bélgica titulado The leaking battery: A privacy analysis of the HTML5 Battery Status API [PDF].

Resumido en pocas palabras y sin entrar en muchos tecnicismos esto funcionaría así: existe una forma en la que una página web de cualquier servidor puede consultar al navegador web del usuario el estado de la batería del equipo sobre el que está funcionando. Esto comenzó a plantearse en 2012 como una forma de ahorrar energía a los usuarios móviles: si la página detectaba que quedaba poca batería podría eliminar ciertas «características de alto consumo» (como animaciones, vídeo, etcétera) mejorando así la experiencia en general. Ya en 2015 esto estaba implementado tanto en Firefox como Chrome y Opera.

Resulta que entre los datos que puede obtener la página está el «nivel de batería» como un número de coma flotante con dos decimales de precisión aunque originalmente es más preciso (hasta 16 decimales). Utilizando diversas fórmulas se puede calcular el porcentaje a mostrar (ej. 98%) pero también en ocasiones (ejemplo: Firefox para Linux) la capacidad total de la batería. Un valor más o menos estándar entre aparatos iguales pero que también varía de uno a otro con el uso (las baterías más viejas se pueden recargar menos). Obteniendo varias lecturas se pueden llegar a calcular los diversos valores, derivando de ellos el tiempo en segundos que tardará en descargarse totalmente, etcétera.

Haciendo algunas cabriolas con todos esos valores (especialmente si se tiene acceso al de mayor precisión) se puede obtener un número de identificación único entre 14 millones, más o menos. Hace años sucedió algo similar con las técnicas de fingerprinting (extraer una «huella dactilar única») de los navegadores, algo que se puede hacer revisando la combinación de datos: sistema operativo, tamaño de pantalla, navegador, plug-ins, tipografías instaladas… El resumen es que básicamente es muy difícil «no ser» un navegador único en el mundo para tener mantener cierto anonimato.

Como esos valores de la batería solo se actualizan una vez cada 30 segundos eso permite «rastrear» al usuario desde una web a otra si se tiene acceso a ese identificador. Una forma típica es utilizar redes publicitarias: un poco puñado de empresas atesoran muchas de esas redes y pueden conseguir ese conocido efecto de «¡esa publicidad me está persiguiendo!» llamado en el argot retargeting.

En otras palabras: si el usuario visita un contenido con el «modo privacidad» activado, o a través de una red privada virtual, pero en los siguientes 30 segundos llega a otra página con el modo privacidad desactivado, se podría usar ese identificador único para concluir que es la misma persona. Adiós privacidad.

La solución al problema no es complicada y puede pasar por obligar dar permiso al navegador para leer la batería o –más fácil todavía– hacer que los navegadores proporcionen los valores de carga con menor precisión.

Más info en The Guardian:

{Imagen (cc0) michaljamro @ Pixabay}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 23 de Agosto de 2016

La Tierra vista desde la Luna en 1966

Recorrimos un cuarto de millón de millas para explorar la Luna, y descubrimos la Tierra por primera vez.

– Neil deGrasse Tyson
refiriéndose a Earthrise

Tal día como hoy hace 50 años vimos por primera vez la Tierra desde la Luna. Ver la Tierra desde el espacio es algo que nos ha ido enseñando lo poquita cosa que somos y debería ser un toque de atención para que cuidemos de este punto azul pálido que «es nuestra casa, que somos nosotros.«

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Agosto de 2016

Este cortometraje titulado Noah, escrito, dirigido y montado por Patrick Cederberg y Walter Woodman –Matt Hornick añadió parte de la idea y el concepto– muestra, quién sabe si satíricamente o como fiel relato de la vida cotidiana, cuán rápidas y vertiginosas son algunas relaciones sociales de quienes están adaptados a las tecnologías de hoy en día.

Y es que son tiempos en las que esos que llamas «tus amigos» –como sabiamente decía el Emperador Palpatine– quizá no sean tan amigos, y donde leerse todos los tuits o la cronología de Facebook del día puede hacerse demasiado aburrido porque requiere más de tres minutos. Por no hablar de leer una cadena de más de cuatro o cinco Whatsapp o –esto lo he vivido– escuchar un mensaje de audio dejado lanzado a una app de mensajería porque se pierde demasiado tiempo. Así que, ¿si puedes borrar y volver a empezar relaciones desde el otro lado de la pantalla, por qué no aprovecharlo? Son los tiempos que corren.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Agosto de 2016

Aunque estas pruebas de «resistencia» son siempre un poco relativas los cuchillazos y golpes de estas herramientas parecen bastante reales – de hecho duelen solo con verlos (¡ouch!) Se los ha inflingido la gente de TechRax a un terminal que ha durado menos que un pokémon salvaje en El Retiro.

El asunto es que el Galaxy Note 7 está fabricado con Gorilla Glass 5 de Corning, un cristal de altísima resistencia, y como se puede ver no se raya ni aunque lo acuchilles ni tampoco se fractura aunque lo golpees con ciertas «ganas» y un pesado martillo.

Las especificaciones dicen que soporta caídas desde 1,6 metros sobre superficies duras el 80 de las veces. Eso sí: todo tiene un límite y darle repetidas veces con el filo exacto del cuchillo en lo que parece la parte más débil (el borde y la trasera) acaba produciendo a unos cracks gigantescos; otro tanto sucede cuando se emplea más fuerza con el martillo: los agujeros y fracturas son bastante notorios.

Aun así, parece claro que este terminal aguanta sin problemas los golpes más comunes a los que pueda enfrentarse en sus quehaceres cotidianos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Agosto de 2016

Kawasaki Heavy Industries –ya solo el nombre impone– tiene una división dedicada a los «robots de exposición». El del vídeo, por ejemplo, prepara piezas de nigiri sushi, en un intento de exploración de la interacción entre humanos y robots. Hay que dárselo todo muy preparadito pero no se le da mal.

Quién fabrica los robots elige su misión. Si los fabricáramos aquí los entrenaríamos para preparar tortillas de pata, paellas o cortar jamón ibérico. Piénsalo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear