Por @Wicho — 27 de Marzo de 2015

Manuel González García, del Instituto de Ciencia de Materiales, ha conseguido una plaza en la final de Famelab España 2015 con esta brillante Copla de las estrellas.

¿Quién ha dicho que ciencia y humor están reñidos?

La final, con presentación pública y en directo ante un jurado, tendrá lugar en mayo en Madrid.

Compartir en Facebook  Tuitear


Por Nacho Palou — 27 de Marzo de 2015

TIE Fighter es un corto de animación dibujado con el estilo del anime japonés de los años 80.

El corto plantea la clásica batalla de naves de Star Wars enfocada desde el lado del Imperio, con los pilotos de los cazas y bombarderos TIE y la tripulación de los destructores imperiales como protagonistas de esta breve historia.

Dibujar y animar el corto le supuso a Paul Johnson (MightyOtaking) cuatro años de trabajo en su tiempo libre y fines de semana. Vía The Awesomer.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 26 de Marzo de 2015

Crujir los nudillos durante 60 años - Vox

En Vox, ¿Qué sucede cuando se chascan los nudillos? ¿es perjudicial para las articulaciones?,

Básicamente se comprime el gas acumulado en el líquido sinovial —el fluido viscoso que lubrica las articulaciones, caso de los dedos— que explota de forma parecida a como lo hace el plástico de burbujas o una pompa de chicle; de modo que lo que se oye es el gas escapando entre los tendones.

Lo más probable es que hacer sonar los nudillos no sea perjudicial. Sin embargo el investigador Donald Unger pasó muchos años oyendo a su madre diciéndole que eso era malo; que hacer sonar los nudillos le acabaría causando algún tipo de lesión, o artritis.

Así que para comprobar si aquello que decía su madre era verdad Unger se pasó 60 años haciendo sonar los nudillos, pero sólo crujiendo los de su mano izquierda.

Después de esos 60 años haciéndolo comprobó que no tenía ni más ni menos artritis en una mano que en otra, cosa que por otro lado tampoco demuestra que sea algo bueno ni necesario. Es sobre todo una manía que en cualquier caso «suele resultar molesto para los demás», que es lo que probablemente le sucedía a la madre de Donald Unger.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 26 de Marzo de 2015

Rainworks de Peregrine Church son una serie de «mensajes positivos que se activan cuando llueve», vía Colossal.

Las “instalaciones artísticas” repartidas —oportunamente— por la lluviosa Seattle están realizadas con un poderoso recubrimiento hidrófobo que impide que la superficia tratada, el suelo, se moje; por el contrario cuando se moja todo lo demás alrededor de los dibujos y textos escritos con el recubrimiento es cuando resulta posible ver los diferentes mensajes.

Only Happy When It Rains ♪♬

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 26 de Marzo de 2015

The Slow Mo Guys graban en el vídeo CD Shattering at 170,000 fps! cómo un disco compacto girando a 23.000 vueltas por minuto se deshace en miles de pedazos debido a las fuerzas del giro.

La velocidad de grabación hacia el final del vídeo es de 170.000 fotogramas por segundo, lo que permite reproducir el vídeo a una velocidad tan lenta como ver las cosas sucediendo unas 7000 veces más despacio de lo que suceden en el MundoReal™. A velocidad “normal”, de hecho, es imposible ver cómo se destruye el CD: éste simplemente desaparece.

Dicho de otro modo, a esa lentitud de grabación (170.000 fps) son necesarias unas 7 horas y media para visualizar una grabación que en el MundoReal™ dura 4 segundos.

Vía HolyKaw.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 26 de Marzo de 2015

La respuesta corta es no; tan siquiera tiene que haber siempre dos personas en la cabina. Al menos por ahora.

Tanto la normativa de la EASA, la Agencia Europea de Seguridad Aérea, que se aplica en Europa, como la de la FAA, que se aplica en los Estados Unidos, dicen que los miembros de la tripulación técnica, los pilotos para entendernos, tienen que estar en la cabina durante el despegue y el aterrizaje y el vuelo de crucero…

A menos que necesiten ausentarse por causas operativas, necesidades fisiológicas, o para descansar.

Las normativas especifican, eso sí, que siempre debe quedar al menos un tripulante cualificado para pilotar el avión en la cabina.

Pero no obligan a que haya dos personas en la cabina en todo momento; otra cosa es que los procedimientos de cada aerolínea, como sucede con algunas, así lo especifiquen.

Este no era el caso con Germanwings, por ejemplo, con lo que el hecho de que el comandante del vuelo 9525 dejara la cabina al alcanzar la altitud de crucero del vuelo se ajusta a procecimientos, aunque es probable que en las próximas semanas veamos como la normativa de la EASA cambia para obligar a que siempre haya al menos dos personas en la cabina.

Y un problema añadido del vuelo 9525 de Germanwings es que el comandante fue incapaz de volver a entrar en la cabina tras haber salido.

Con posterioridad a los atentados del 11S se implantó una normativa que obliga al uso de puertas blindadas y cerradas desde dentro para la cabina de los pilotos.

En el caso de los aviones de la familia del Airbus A320 funciona como se ve en el vídeo de arriba.

El procedimiento estándar para entrar es que la persona que quiere hacerlo avisa a los tripulantes y luego marca un código en un teclado. Esto hace sonar un aviso dentro de la cabina y el comandante o el primer oficial han de accionar entonces una palanca que permite la entrada a la persona en cuestión.

Si por lo que sea los dos resultan incapacitados, hay un código de emergencia que permite acceder a la cabina sin que sea necesario accionar esa palanca, aunque ese código hace sonar también una alarma en la cabina.

Pero si los tripulantes consideran que hay algo extraño tienen la opción de denegar la entrada a la cabina, bloqueando la puerta durante cinco minutos, bloqueo que manda sobre cualquiera de los códigos.

Lo que no sabemos, ya que no se ha hecho pública la información acerca de si se oyen las alarmas pertinentes, es si el comandante del vuelo 9525 intentó usar el código para volver a entrar en la cabina o no ni si el copiloto la bloqueó o no; lo más que se ha dicho es que se oye como el comandante golpea la puerta, algo que dista mucho de ser el procedimiento estándar para entrar.

Así que, una vez más, aunque todo apunta a que el copiloto puede haber causado deliberadamente el accidente, como sostiene el fiscal encargado del caso, necesitamos más datos para poder saber a ciencia cierta qué pasó en ese avión durante los aproximadamente diez minutos que pasaron desde que el comandante salió de la cabina hasta que se estrelló contra los Alpes.

Compartir en Facebook  Tuitear