Por Nacho Palou — 21 de Julio de 2017

United 1: Ese Air Canada ha pasado volando justo sobre nosotros.
Controlador: Si, tío, ya lo he visto.

La historia del piloto de Air Canada que estuvo a punto de aterrizar su A320 en una pista de rodaje ocupada en ese momento por cuatro aviones de pasajeros lleva varios días circulando por ahí —el incidente, bajo investigación, sucedió el pasado día 7—, pero estos gráficos realizados por The Mercury News dan una idea mucho mejor de la gravedad del asunto.

Muchos consideran que si llega a producirse podría haber sido el peor accidente en la historia de la aviación: más 1000 pasajeros estuvieron muy cerca del peligro a causa a esta maniobra.

El incidente tuvo lugar en el aeropuerto de San Francisco cuando el Airbus A320 del vuelo 759 de Air Canada, procedente de Toronto con 140 pasajeros a bordo, inició la maniobra de aterrizaje en la pista de rodaje, en lugar de en la pista de aterrizaje, un error parecido al de Harrison Ford pero de proporciones épicas: en la pista de rodaje —que discurre paralela a la pista principal, la “de verdad”— estaban esperando para despegar un Boeing 787 de United Airlines (UAL1) con destino a Sydney, lleno de pasajeros y de combustible; un Airbus A340 de Philippine Airlines (PAL115) con capacidad para 277 pasajeros y otros dos Boeing 787 de United Airlines (UAL863 y UAL1118) ambos con capacidad para más de 300 pasajeros, también listos para despegar.

Close encounter sfo aca759
El punto rojo es el Airbus A340 de Air Canada que estuvo a punto de tomar tierra en una pista de rodaje ocupada por cuatro aviones que estaban listos para despegar.

En su maniobra de aterrizaje errónea el Airbus de Air Canada sobrevoló primero el Boeing de United Airlines a unos 50 metros, sobre él, después sobrevoló el Airbus 340 Philippine Airlines a unos 32 metros. Teniendo en cuenta que un A340 mide casi 17 metros de alto el de Air Canada pasó a unos escasos 8 metros sobre el de Philippine Airlines.

Justo entre el espacio libre de aviones que quedaba entre el Airbus de Philippine Airlines y los dos Boeing de United el A320 de Air Canada abortó el aterrizaje y levantó el vuelo (motor y al aire) por orden del controlador aéreo. El avión logró alcanzar los 50 metros justo antes de llegar al siguiente Boeing y los 64 metros cuando pasó sobre el último de ellos, salvando los muebles —léase, la vida de cientos de personas— en el último momento.

Smith close encounter

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Julio de 2017

Iss en google street view
Vista de la Tierra desde la Cúpula de la ISS, observatorio y puesto de control de la Estación Espacial Internacional, cortesí de Google Street View.

Desde ahora es posible recorrer la Estación Espacial Internacional en Google Street View y cotillear algunos de sus rincones y equipamiento, incluyendo el laboratorio Columbus, el módulo Harmony o el módulo japonés Kibo donde habita el dron Int-Ball.

Las imágenes fueron capturadas para Google por el astronauta de la ESA Thomas Pesquet, quien deseaba compartir cómo era habitar en la ISS, “algo que es difícil de explicar o transmitir con fotografías.”

En total la ISS suma 15 módulo comunicados entre sí que han ido añadiéndose a lo largo de 16 años: “la ISS sirve como base para la exploración especial —y futuras misiones a la Luna, Marte y a asteroides— y proporciona un punto de vista único de la Tierra. Desde la ISS se obtienen datos de los océanos, de la atmósfera y de la superficie terrestre, y en ella se realizan experimentos y estudios que no serían posibles en la Tierra.”

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Julio de 2017

Un caza ruso Sukhoi Su-35S (Flanker-E, en designación OTAN) exhibiendo su maniobrabilidad y capacidad de vuelo durante casi ocho minutos. En algunos momentos parece que eso de la física y la aerodinámica no van con él, por ejemplo durante este derrapaje vertical o en este otro momento en el cual el caza queda colgado del cielo gracias a su toberas orientables. ¡Pardiez!

No está mal teniendo en cuenta que se trata de un caza de los años de 1980: el Su-35 voló por primera vez hace ahora justo 29 años siendo ya un derivado de un modelo anterior, del Su-27 de 1985.

En el caso de esta variante con apellido “S” (Su-35S) se trata de una puesta al día introducida en 2010 que incrementa todavía más su maniobrabilidad gracias a la incorporación las toberas orientables. Esto significa que el piloto puede modificar el ángulo con el que se expulsa el chorro de gases que le proporcionan el empuje en una dirección diferente a la trayectoria que sigue el avión.

Este tipo de empuje se aplica en cohetes y misiles para dirigir su trayectoria y mantener el equilibrio durante el despegue. En aviones el ejemplo más conocido es el del Harrier, capaz de despegar verticalmente, aunque también lo utilizan el Eurofighter, algunos modelos de F-15, F-16 y F-18 o el F-22 Raptor, entre otros.

Esa característica unida a la potencia de los motores hacen que el avión vuele a ratos como un cohete y ratos como un avión. Desde luego en ningún momento parece que el Su-35S pese 34 toneladas, el equivalente a unos 25 turismos.

En Popular Mechanics han sido un poco malos y junto con este vídeo del Su-35S han incluido este otro vídeo de un F-35 haciendo una demostración del mismo palo, aunque un poco más conservadora.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Julio de 2017

Tras ejecutar los comandos para vaciar sus depósitos de combustible y desactivar su sistema eléctrico la sonda LISA Pathfinder de la Agencia Espacial Europa descansa en una órbita cementerio heliocéntrica tras haber completado con éxito su misión.

Ésta era servir de plataforma de demostración de las tecnologías necesarias para construir LISA, un detector espacial de ondas gravitacionales que consistirá en tres satélites en perfecto reposo relativo entre ellos separados por 2,5 millones de kilómetros.

Unos láseres medirán la posición de unos respecto a otros igual que lo hacen en LIGO, el instrumento que detectó por primera vez ondas gravitacionales en Tierra. Sólo que los «brazos» de LIGO son de cuatro kilómetros, con lo que LISA será mucho más sensible y nos permitirá averiguar cosas aún más interesantes del universo de las que ya nos está enseñando LIGO.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear