Por @Wicho — 19 de Octubre de 2017

¡Al aire!

Tras el lanzamiento del modelo en 2014 el primer prototipo del Airbus A330neo llevaba a cabo su primer vuelo el 19 de octubre de 2017. Fue un vuelo de cuatro horas y trece minutos durante el que los pilotos empezaron a explorar el comportamiento del avión de cara a conseguir su entrada en servicio.

El protagonista de este primer vuelo fue un A330-900neo, al que se unirá un segundo ejemplar en noviembre para, entre ambos, llevar a cabo un programa de vuelos de prueba de unas 1.100 horas. En 2018 se les unirá un A330-800neo, la variante más corta, que hará unas 300 horas de vuelo.

La idea es que el 900 entre en servicio con TAP Portugal en el tercer trimestre de 2018 y que el 800 lo haga en 2019 con Hawaiian Airlines, que de hecho es la única aerolínea que ha hecho pedidos de esta variante. En total Airbus tiene 206 pedidos por ahora para el 900 y tan sólo 6 para el 800, así que tampoco sería muy de extrañar que esta variante terminara por ser cancelada.

El neo de su sombre viene de new engine option, u opción con motores nuevos, y de hecho el A330neo monta la versión más reciente y eficiente de los motores Rolls-Royce Trent 700.

Pero el motor nuevo no es el único cambio, ni mucho menos, pues sin ir más lejos esos motores se montan en nuevos pilones más aerodinámicos y tienen un carenado con un diseño mejorado. Estos cabios, junto con sus nuevas alas con mayor envergadura y sharklets basados en los del A350 y otras mejoras aerodinámicas le darán al A330neo un ahorro de un 14 % en consumo de combustible por asiento, además de un alcance aumentado en unos 740 kilómetros.

En el aire

También incorpora las últimas tecnologías desarrolladas por Airbus en cuanto a sistemas de a bordo, tanto en la cabina de los pilotos como en la del pasaje. Así que lo de neo se puede interpretar también como que es un avión nuevo.

Es el equivalente en la familia de largo radio de Airbus al A320neo, aunque los cambios en éste son menores que en el caso del 330neo.

Un nuevo objetivo para planespotters de todo el mundo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Octubre de 2017

Lenovo laptop thinkpad 25 retro 11

IBM introdujo el primero modelo de ordenador portátil ThinkPad en 1992, en la época de windows 3.1. El modelo original (el 700c) lo diseñó Richard Sapper y se caracterizaba por su forma simple y funcional, minimalista “como una caja de puros negra”. En 2005 IBM vendió su negocio de portátiles a Lenovo, que en 2015 celebró los 100 millones de unidades ThinkPad.

Lenovo laptop thinkpad 25 retro 9

Ahora, para celebrar el 25 aniversario del ThinkPad Lenovo va a comercializar un edición especial llamado, precisamente, Anniversary Edition 25. Lo mejor es que se trata de una puesta al día en prestaciones presentada en un diseño retro que conserva los rasgos del ThinkPad original — incluyendo el acabado rugoso, la tecla enter en azul en un teclado clásico y el TrackPoint rojo en medio del teclado.

Lenovo laptop thinkpad 25 retro 10

“El nombre ThinkPad tiene su origen en los blocs de notas con el lema ‘Think’ que usaban los empleados de IBM.”

Las especificaciones del ThinkPad 25 poco tienen que ver con el original, sin embargo: procesador i7-7500, 16 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento SSD y Windows 10 Pro.

Lenovo laptop thinkpad 25 retro 1

El precio tampoco tiene nada que ver: mientras que el ThinkPad original costaba el equivalente actual a 7.500 euros, el modelo conmemorativo costará 1899, según Mashable.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Octubre de 2017

El Hubble está cayendo y si no hacemos algo pronto será demasiado tarde.

Ne0213 last hubble mission 1200x800

De forma parecida a lo que sucede con la estación espacial china Tiangong-1, aunque no de manera tan inminente, el telescopio espacial Hubble también va camino de una “reentrada descontrolada”, según Forbes,

Actualmente el Hubble orbita la Tierra a una altitud media de 568 kilómetros. Normalmente la frontera entre la atmósfera de la Tierra y el espacio lo situamos a unos 100 kilómetros de altitud, pero en la práctica ese límite es mucho más complicado que esa definición. En realidad la atmósfera no termina nunca, sino que sencillamente con la altura se diluye con los átomos y moléculas que están gravitacionalmente unidas a la Tierra extendiéndose a alturas de hasta 10.000 km. Más allá de ese punto, la atmósfera de la Tierra es indistinguible del viento solar, ambos formados de átomos tenues y calientes y de partículas ionizadas.

Esto significa que a los 568 kilómetros a los que se encuentra el Hubble el telescopio está en contacto con moléculas que son parte de la atmósfera terrestre, la termosfera. Ese contacto o colisión constante afecta a la órbita del Hubble, que se mueve a 8 kilómetros por segundo. “Con cada colisión que se produce entre el Hubble y las moléculas de aire se produce una imperceptible alteración en la velocidad del Hubble.”

A corto plazo esto no supone un cambio apreciable, pero con el tiempo sí: “La pérdida de altitud y de velocidad significa que, muy lentamente, el Hubble comenzará una espiral de caída hacia la Tierra.” Y cuanto más cae más se acelera su caída, “y el telescopio es demasiado grande como para simplemente arder en la atmósfera.” Eso sin contar con la gran pérdida que resultaría para la ciencia.

En el pasado las misiones de mantenimiento del Hubble incluían la tarea de “impulsarlo” a órbitas más altas, con el fin de mantenerlo en su sitio más tiempo. Sin embargo, sin un vehículo de servicio reutilizable con tripulación como el transbordador espacial esto actualmente no es posible. A menos que se desarrolle un nuevo método para recolocar el telescopio en su órbita la era del Hubble, el observatorio astronómico más importante de la humanidad, llegará a su fin sin grandes ceremonias.

Pero con qué fuegos artificiales.

Fotografía: NASA.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Octubre de 2017

El Interact Lab de la universidad de Sussex y el FIT Lab de la universidad de Swansea ha desarrollado esta suerte de metal líquido programable: un tipo de material que resulta maleable al alterar su estructura molecular y/o estado físico. Los metales líquidos son un tipo de material muy prometedor: sus propiedades únicas -como la tensión superficial controlada por una corriente eléctrica, la conductividad de estado líquido y transición de líquido a fase sólida a temperatura ambiente— abren nuevas posibilidades en robots flexibles.”

Liquidmetalb

Los investigadores muestran en el vídeo cómo el metal líquido se mueve y modifica su forma conforme se aplica una campo eléctrico dinámico que altera la forma del metal líquido y hace que se desplace siguiendo una ruta programada. El movimiento del robot se realiza de forma controlada (teledirgida) a través de una interfaz gráfica, tal y como se explica en Programmable Liquid Matter: 2D Shape Deformation of Highly Conductive Liquid Metals in a Dynamic Electric Field.

Vía Phys.org.

Relacionado,