Por Nacho Palou — 29 de Mayo de 2015

Aunque había oído hablar de los motores axiales de combustión, no me había parado a mirar en detalle cómo funcionan. En este vídeo se explica su funcionamiento, que básicamente consiste en convertir el movimiento lineal de los pistones (que suben y bajan) en el giro del cigüeñal que está colocado en paralelo a los cilindros, en lugar del habitual ángulo de 90 grados que existe en un motor convencional entre el movimiento arriba y abajo de los pistones y el movimiento de giro del cigüeñal.

Para lograr eso en este tipo de motor los cilindros no tienen una posición fija a lo largo del motor, sino que todos los cilindros hacen un movimiento giratorio que se traslada directamente al cigüeñal. Algunas de sus ventajas es que no hace falta poner una bujía por cada cilindro —lo que facilita que el motor sea multicombustible— y que prescinde del uso de válvulas, reduciendo el número de partes móviles y las vibraciones y, en conjunto, resultando motores más ligeros y compactos.

Aunque este tipo de motores axiales o de barril, nombre que reciben también por la forma característica resultante del motor, se han desarrollado desde principio del siglo pasado, por ahora no han tenido casi ninguna aceptación —y parece que de momento va a seguir siendo así. En cualquier caso su funcionamiento es curioso e ingenioso.

En Motores Axiales Duke, otro propulsor alternativo se explica algo más sobre su funcionamiento y sus ventajas, y también sobre algunas de las dudas —de inercias, sellado, refrigeración...— que plantean a raíz de una versión moderna de este tipo de motor desarrollado en años recientes, al parecer hasta 2011, por el fabricante Duke Engines.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear