Por Nacho Palou — 2 de Enero de 2012

Los vampiros eléctricos son esos cacharros -casi todos los electrónicos- que mientras están enchufados al enchufe de la pared están consumiendo algo de electricidad. Aunque estén apagados o no se estén usando.

Casos claros son los televisores que se quedn en modo stand-by (se encienden con el mando a distancia) o aparatos como videoconsolas y descodificadores o grabadores de vídeo digital. También lo son los cargadores de ordenadores portátiles, cámaras o móviles - que siguen consumiendo algo aunque el teléfono ya esté en tu bolsillo.

Existen eliminadores del modo de espera y enchufes que se desconectan al detectar una reducción del consumo eléctrico -es decir, por ejemplo cuando el televisor pasa de estar encendida al modo de espera o stand-by o el ordenador se pone en reposo.

Pero nada es tan eficaz como desenchufar físicamente de la pared... y a la vez tan rolo. Esto último es lo que resuelve PumPing Tap, una idea conceptual (es decir, que no existe como producto) de Yanko Design: literalmente escupe la toma de corriente del aparato enchufado -"de la misma forma que el pan salta de la tostadora"- cuando detecta -por el descenso en el consumo- que el aparato se ha apagado.

La idea (ganadora del Red Dot online: design concept) es buena porque resuelve el consuno eléctrico no deseado -sería aún mejor si fuera capaz de volverlo a enchufar por si sólo-, siempre que el enchufe no esté bloqueado por algún mueble. Pero parece poco realizable y además no es del todo nueva.

(Vía Gizmag.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear