Logo Lainformacion.com
< El papel de los jueces en la Ley Sinde-Wert: básicamente ninguno
Pintando cuadros con una máquina de escribir... colores >

El calendario permanente en el que todas las fechas son exactamente las mismas, año tras año

Para algunos lo más emocionante al empezar un nuevo año es revisar el calendario en busca de puentes, esos días festivos cerca de los extremos de la semana laboral que permiten saltar de oca a oca y comerse un día de trabajo. O más bien era, pero bueno.

Cuestiones sobre si puentes sí o puentes no aparte, el calendario permanente de Hanke-Henry acabaría también con ese momento de ilusión aunque por otros motivos, ya que establece un calendario en que todas las fechas caen en los mismos días de la semana.

Cada año sería idéntico al anterior: tu cumpleaños, el día de navidad, la festividad de loquesea, el día que sueles cogerte las vacaciones de verano,... todo caería, año tras año, exactamente en el mismo día.

Excepto una semana de salto que aparecería ocasionalmente, cada ciertos años, con el objetivo de evitar romper el ciclo de los siete días de la semana, algo común en otras propuestas de reforma del calendario.

Según uno de sus autores, el astrofísico Richard Conn Henry:

Nuestra propuesta ofrece un calendario estable que es idéntico todos los años que permite una planificación permanente y racional de las actividades anuales, escolares, laborales, deportivas y de vacaciones [...] Acabaría con las actuales disonacias por los husos horarias, el horario de verano y las fluctuaciones naturales [...] todo en perfecta "armonía".

El de Hanke-Henry es una modificación del actual calendario gregoriano vigente desde 1582, el cual se estableció antes de saber que el año dura en realidad algo menos de los 365,25 días calculados previamente (ahí queda el dato: son 365,2422 días) y que requiere la corrección constante para evitar que el calendario pierda la sincronía con las estaciones del año.

Vía Futurity.