Por Nacho Palou — 27 de Junio de 2015

Los tentáculos de las medusas tienen unos orgánulos llamados cnidoblastos o cnidocitos. Son como pequeñas agujas hipodérmicas. Cuando tocas esas agujas con el cuerpo, mientrads estás nadando, por ejemplo, se disparan clavándose en la piel e inyectando el veneno. Una locura. Es difícil ver cómo sucede por su tamaño microscópico y por la rapidez con la que sucede.

De modo que con un microscopio y con una cámara de alta velocidad en este vídeo de Smarter Every Day se capta esa locura: agujas saliendo de los tentáculos de una medusa e inyectando el veneno — todo ello a partir del minuto 2:12 del vídeo y en adelante en distintas secuencias.

Un picadura de medusa es bastante dolorosa en el mejor de los casos; y unas cuantas de ellas juntas bien pueden arruinar un día de playa —sin contar con que varias picaduras según de qué tipo de medusa se trate pueden tener consecuencias fatales para una persona.

Pero con todo lo odiosas que pueden resultar de algún modo las medusas merecen respeto y admiración: se cree que son el ser vivo multiorgánico más antiguo y que llevan por ahí, sobreviviendo a base de lanzar agujas hipodérmicas, entre 500 y 700 millones de años — lo que significa que son hasta tres veces más antiguas que los dinosaurios.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear