Por @Wicho — 28 de Junio de 2016

Presas fáciles por Miguelanxo Prado

En un escenario donde los altos cargos que han llevado el país a la quiebra son recompensados con indemnizaciones millonarias y la ciudadanía sufre las consecuencias del fraude bancario por la venta de acciones preferentes, la inspectora Tabares y el inspector Sotillo deben descubrir qué relación existe entre los crímenes recientes y la crisis financiera.

5 estrellas: duro, de los que hacen pensar Presas fáciles, por Miguelanxo Prado. Norma Comics, 2016. 96 páginas.

Uno de los primeros trabajos que conocí de Miguelanxo fue Quotidiania delirante, una serie de historias cortas en las que ciudadanos de una realidad que puede no ser exactamente la nuestra pero que es lo suficientemente parecida como para que leerlas resulte incómodo se enfrentaban a monstruosas corporaciones o a burocracias frías y apáticas que a menudo les destrozaban la vida.

Hace unos treinta años de eso, y siempre pensé que nunca llegaríamos a tanto…

Pero en los últimos años ver a muchas personas atrapadas en la pesadilla de las preferentes, engañadas por sus banqueros de toda la vida ha hecho que una situación que bien podría haber formado parte de Quotidianía delirante se haya convertido en real.

Sr. Juez…

Presas fáciles es una denuncia a estas prácticas, al abuso del poder, y a lo que puede pasar una vez que «las democracias modernas, basadas en el "contrato social" emanado de la Revolución Francesa, han hecho dejación de funciones en su deber de proteger y defender a sus ciudadanos frente a la voracidad de los poderes financieros y económicos, rompiendo así , unilateralmente, ese pacto fundamental que garantiza la paz social».

Es las historia de unas personas que, abandonadas por el sistema, deciden pasar a la acción con todas las consecuencias, una historia dibujada y contada con el buen hacer habitual de Miguelanxo y que, a pesar de lo que él dice en la introducción, transcurre en un trasunto de mi ciudad, lo que hace que mole aún más.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear