Por Nacho Palou — 22 de Noviembre de 2016

Cómo era posible que los viejos aviones de hélice de la Primera Guerra Mundial dispararan su ametralladora a través de las palas sin dañarlas fue uno de los grandes misterios de la humanidad para cualquier joven. The Slow Mo Guys han grabado el disparo de la ametralladora con una cámara de alta velocidad (hasta 120.000 fps) para desvelar cómo se sincronizaban el giro de la hélice y la ametralladora, ahorrando al piloto la humillación de derribarse a sí mismo.

Si bien en el vídeo se echa de menos ver el mecanismo en acción, sí permite ver lo cerca que pasa la bala de la hélice. Normalmente (cuando el mecanismo funciona bien) la bala no tocaba las palas gracias, precisamente, al mecanismo de sincronización. De forma genérica, el mecanismo detenía los disparos de la ametralladora justo antes del paso de la hélice, aunque había varios métodos y patentes para lograrlo, y los reanudaba justo después.

Pero estábamos en 1916 y aquello fallaba de vez en cuando, por supuesto. Entonces las balas dañaban las hélices o rebotaban contra el piloto, y ninguna de las dos cosas terminaba bien. Eso es lo que provocan The Slow Mo Guys hacia el final del vídeo: desincronizan el mecanismo antes de disparar la ametralladora, y la hélice acaba con un par de agujeros de esos que un piloto no quiere en sus palas cuando vuela a 3500 metros de altura.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear