Por Nacho Palou — 3 de Junio de 2014

Petricor es el nombre que recibe el olor de la lluvia en suelos secos (...) el término [original Petrichor] fue acuñado en 1964 por los investigadores australianos I. J. Bear y R. G. Thomas en un artículo para Nature.

Los investigadores describen que el olor procede de aceites segregados por algunas plantas que durante períodos secos impregnan el suelo rocoso y son absorbidos por suelos arcillosos. Cuando llueve el aceite se libera en el aire junto con otros compuestos como la geosmina, una sustancia producida por bacterias y cianobacterias que se halla en el suelo y que es perceptible típicamente cuando la tierra se humedece; por ejemplo, cuando llueve; también es debido al ozono si hay tormenta eléctrica. Por su compleja composición (más de 50 sustancias), el petricor no ha podido ser sintetizado.

Vía Boing Boing.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear