Por @Alvy — 5 de Enero de 2009

Páginas Amarillas en papelHoy recibí las guías telefónicas en papel: dos pesados tomos con 1.750 Páginas Blancas y 1.082 Páginas Amarillas en la edición de Madrid. Desde pequeñito me entretenía mucho investigando las entrañables guías y aprendiendo sobre los prefijos mundiales y nacionales, los servicios especiales, de urgencias, los apellidos y demás, era algo fascinante. Pero desde hace años me parecen un inútil gasto en papel totalmente anacrónico: en un mundo en el que para consultar un teléfono puedes conectarte a esas mismas páginas en Internet y realizar una búsqueda no creo que se necesiten kilos y kilos de papel para tenerlos guardados en casa sin usar nunca.

El lado bueno es que al menos el papel es ecológico: en el interior se dice que se trata de papel UPM (una compañía finlandesa) que cuenta con la etiqueta ecológica de la Unión Europea. Esto es así al menos en las Páginas Amarillas; sobre las Blancas no encontré la mención (de hecho creo que las gestionan empresas diferentes, aunque en el envío a casa llegan las dos a la vez y las webs son muy similares).

Por el lado malo, resulta que encima además el precio de las Páginas Blancas son 6 euros, que me imagino se incluyen en la factura del teléfono. Las páginas amarillas en cambio parece que son gratis: es bien sabido que consiguen pingües beneficios con la comercializacion de la publicidad en el interior de la publicación y también vía web.

Tengo entendido que el reparto de las guías telefónicas en papel y a domicilio es una obligación legal para Telefónica, que probablemente procede de los viejos tiempos, cuando eso era algo importante porque no había otra forma de consultarlas. Pero bien entrados ya en el siglo XXI creo que sería más conveniente que eso cambiara: que quien quisiera la guía en papel tuviera que pedirla expresamente y pagarla, lo cual permitiría un ahorro en papel tremendo.

Telefónica cuenta con unos 16 millones de líneas fijas en todo el país: sería fácil calcular las toneladas y toneladas de papel que se podrían ahorrar por no hablar de la tinta, maquinaria de impresión y transporte por todo el país. Que la desapareción de la versión papel del BOE vaya a ahorrar 3.500 toneladas de papel podría ser un buen ejemplo para quien tenga que tomar la decisión respecto a esto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

20 comentarios

#1 — Javier Sorribes

Soy usuario de Ono y, por tanto, no tengo a Telefónica ni como operadora ni como dueña de la línea. Aún así, recibo cada año las páginas blancas y las amarillas.

Entiendo lo de las amarillas porque no deja de ser el gran libro de la publicidad.

Pero lo de las blancas es surrealista: si vale 6€ yo estoy bastante seguro de que no los pago, y además... salgo en ella, a pesar de no tener ninguna vinculación con Telefónica.

#2 — Nicolás

En Argentina, desde hace un par de años, tenemos la alternativa de recibir la guía telefónica de todo el país en CD-ROM. Me pareció una opción muy conveniente ya que podía variar el criterio de búsqueda, lo que en el libro es imposible; y podía acceder a consultar los teléfonos de todo el país, para lo cual antes lo habitual era visitar un locutorio, donde se suelen tener las guías de gran parte del país (aunque muy desactualizadas). Y ya que no había acceso a Internet en casa, fue muy útil. Ahora no recuerdo muy bien cúal fue el mecanismo para optar por dejar de recibir la guía en papel, pero creo que en el mismo libro había un cupón, que se debía completar y enviar por correo (gratuitamente), pero supongo que tambień se podía llamar por teléfono, que para eso se tiene.

#3 — Gin

No podría estar más de acuerdo con este post.

¿Por qué no proponer una iniciativa "Por la desaparición de las guías telefónicas en papel" desde uno de los blogs en castellano más influyentes?

Se recogen firmas para cometidos de lo más inverosímil. Éste es un MUY buen motivo por el cual dar nombre y DNI. Y teniendo ya el ejemplo del BOE...

#4 — Gin

Me refería, por supuesto, a proponer la iniciativa desde Microsiervos. ¡Sería todo un logro ecológico si nos hicieran caso!

#5 — Alvy

Lo primero es recopilar la info que la gente conozca al respecto, como por ejemplo lo de que en Argentina existe la alternativa de cambiarlas por un CD-ROM y cosas así. Me parece tan raro todo, lo de que cuesten 6 euros, lo de que no se les haya ocurrido antes que no sé qué pensar.

#6 — Fito

Pues la solución Argentina es perfecta: más barato, más "ecológica", muchísimo más útil (no te digo ya si permitiera la consulta inversa para poder saber quién ha llamado a partir del número) y hasta el envío es mucho más sencillo pues se podría hacer por correo ordinario.

No todo el mundo tiene un ordenador, pero se podría ofrecer esa alternativa a la gente.

#7 — J

Bueno, lo cierto es que aunque yo no estoy con Telefónica desde hace años, también sigo recibiendo ambas, y el mismo día van al contenedor de papel que tengo al lado de casa para que sean recicladas (y me lleguen al año siguiente...)

Creo que mejor que todo este proceso sería que las compañías telefónicas abaratasen algo más el acceso a internet, o que pusieran tarifas de acceso móvil más razonables...

#8 — Pedro

Las últimas páginas amarillas que recibí, si no me engaño, me constan que no estaban fabricadas con papel reciclado, así que, por ecológicas que sean se siguen teniendo que talar árboles, el número de los cuales se vería reducido si se utilizara el papel que te comento.

Por otro lado, como bien indicas, dados los tiempos que corren, todavía no me cabe en la cabeza como se sigue tirando del papel. Como mucho, yo ofrecería las páginas a quien las solicitara y a medio corto plazo... como que se acabó salvo contadas excepciones.

Y respecto a lo del BOE estamos de enhorabuena, aunque la verdad es que hay muchas cosas que podrían haber llegado antes. El refranero tiene para todo su coletilla: "El español piensa bien pero tarde".

Me ha gustado tu comentario.

Un saludo.

#9 — Ansanma

Cuando me dí de alta en Telefónica, indiqué que no quería aparecer en las Páginas Blancas ni ninguna otra guía por el estilo (hace años había unas azules por calle y número de portal, no sé si seguirán existiendo).
De esta forma, evitaba por un lado que se difunda mi teléfono y cualquiera me pueda llamar ofertándome productos; y por otro no engrosar esas guías (es un pequeño trocito, pero multiplicado por la tirada más su transporte y distribución, es posible que haya salvado algún árbol ;).

Yo me apunto a la campaña para la desaparición de la edición en papel, pero como no todo el mundo tiene Internet u ordenador para consultar un CD-ROM, debería plantearse un sistema para solicitar su envío en papel o si se pudiera editar en DVD-ROM interactivo para usar en la tele.

De todas formas, Páginas Amarillas es una empresa (¿privada?) de publicidad cuyo negocio consiste en vender el espacio publicitario en la guía y otros medios como su web, y será dificil conseguir que deje de imprimir y distribuir gratuitamente su tradicional producto estrella.

#10 — Javier

Estos dos "tronchos" ya no pertenecen a Telefónica, sino a Yell Publicidad.

#11 — Jose

Bueno, no creo que se deba decretar la desaparición de las guías telefónicas. Hay gente que ni tiene ordenador ni tienen línea de internet y la única manera que tiene de consultar un número es la guía.

Tampoco debiera pagarse por ella. Debiera ser gratuíta. Ya pagamos bastante y yo diría demasiado a las compañías telefónicas. Por lo menos que eso salga gratis está bien.

Lo que sí se debería hacer es promocionar y difundir con decisión las alternativas. Muchas personas se pasarían a las guías en cdrom o en internet. Yo entre ellas. Así aunque no se eliminase el uso de guías en papel, se disminuiría mucho. Y algún día seguramente acabarían por desaparecer. A su tiempo y de muerte natural.

#12 — Fernando Legrand

Añado al comment de Nicolás que este año, en Argentina, vaya uno a saber por qué razón (aunque la deduce) nos han mandado a todos las guías en papel. Yo antes las prefería en CD, pero ahora me han tirado el papel por la cabeza, que no es ecológico como el de Madrid y claramente no sirve para nada (para mí, al menos).

De hecho, hoy presencié algo indigno: en la zona de reparto de Telefónica un menor de edad estaba repartiendo las guías en la calle.

Vaya paradoja para Telefónica que tiene un Manual para sus Grupos de Relacionamiento y además fomenta el programa Proniño. Quien diría que han quedado pegados al Trabajo Infantil.

En cuanto termine unos chequeos habrá post con la foto del adolescente, que no deja de ser un niño según la Convención sobre los Derechos del Niño.

#13 — Cabeza Tuna

Aquí en Chile la cosa es peor porque hay dos compañias que lanzan la misma guia y llegan a los hogares dos, las amarillas de publiguias y las amarillas que es de VTR (compañia de internet, telefono y television muy similar a ONO en España), ambas guias si tienen sitios webs con la informacion y numeros telefonicos de pago paro lo mismo, llamas y preguntas, claro que tiene un costo.

#14 — Jose Liko

Las mias pasan año a año sin salir del plástico.

Si telefónica no ha hecho una gestión para eliminarlas (igual que hace machaconamente con la factura, cada mes) es que le producen beneficios. O como mínimo no son un gasto.

Por supuesto, extinguirlas no es una opción aunque probablemente al disminuir la tirada dejen de interesar a los anunciantes, lo que las haría economicamente gravosas para la compañía.

#15 — Alfonso

Para mi si que tienen una utilidad..... las pongo debajo del monitor para elevarlo.

A parte de esa utilidad (facilmente sustituible) me uno a la idea de hacer las paginas amarillas en cd-rom.

Bueno y ya que nos ponemos a que las paginas amarillas son solo un soporte de publicidad, que me decis de los diarios gratuitos.... pueden imprimir las copias que quieran aunque la gente no los lea!!!

#16 — Alfredo

Un pequeño "añadido social": en el Norte de A Coruña, concretamente en el municipio de As Pontes, se encuentran las dos plantas de producción de la empresa que imprime las guías telefónicas (no sé exactamente cuáles, pero sí se que la empresa es líder europeo: imprime también guías de hasta 70 países)... La reflexión es sencilla: acabar con las guías en papel supondría acabar, a priori, con 300 ó 400 puestos de trabajo en una zona muy castigada...
Saludos,

#17 — David


Comentario tipico de una mentalidad "social" antediluviana.

¿No te parece que quizas si esas 300 o 400 personas no tuvieran que dedicarse a imprimir las guias telefónicas podrían imprimir algo mas útil?

Por ejemplo, un manual de economía básica para principiantes.

A lo mejor conseguiamos pasar al siglo XXI y dejar ya las teorías económicas presuntamente "sociales" del siglo XIX.

Un saludo

#18 — Fernando Legrand

Antes de ver el CDRom o el tipo de papel que usa, Telefónica debería hacer lo que dice que hace: tener diálogo con sus grupos de interés, para no tener proveedores que utilicen mano de obra infantil: http://rseonline.com.ar/2009/01/telefonica-trabajo-infantil-paginas-amarillas/

#19 — Jaime Cuesta

Lo mejor es que las amarillas han disminuido casi 500 páginas desde el año pasado. Algo es algo. Dinosaurios del papel.

#20 — Esther

#19. Jaime, se reduce, imagino, por la tendencia general a no gastar en publicidad, pero ya veremos qué pasa cuando vuelvan las vacas gordas...