Por @Alvy — 5 de Enero de 2009

El verdadero incordio de este mundo nuestro es parecer un poquito más matemático y regular de lo que es; su exactitud resulta obvia, pero su inexactitud está escondida: lo salvaje yace a la espera.

– Gilbert K. Chesterton,
«príncipe de las paradojas»

Compartir en Facebook  Tuitear